Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

Entradas etiquetadas como “Eugene O’Neill

José Moreno Arenas: «Maduro mucho las ideas en la mente, de manera que ya están prácticamente escritas en el vacío cuando realmente me pongo a escribirlas.»

RAMONC0José Moreno Arenas, alboloteño, granadino, dramaturgo, vive un momento dulce. Sus obras encuentran cada vez más producciones en cualquier rincón de España, obtiene presencia en festivales internacionales (ha venido hace muy poco de participar en una muestra de teatro español contemporáneo en Grecia), prepara gira por EEUU y no deja de publicar. El teatro le sonríe, y la universidad también: a final del 2014 se dedicaba un Seminario universitario de estudios teatrales a desgranar su figura y la de Alfonso Zurro. El teatro mínimo, que él tanto ha practicado, parece vivir una época de oro. Conversamos con el autor de Farsas de ayer y de hoy y 13 Minipiezas para saber más de su figura y, sobre todo, de su teatro.

He oído que el escritor nace, pero el dramaturgo se hace… ¿cuándo surge el dramaturgo Moreno Arenas? ¿Hay algún hecho que orientara su escritura hacia el teatro?…
Fue mi madre la iniciadora de esta pasión por el teatro. A partir de ahí, el teatro ha ido constituyendo mi persona, formándola según iba madurando como autor… con el tiempo he visto el teatro cada vez de una manera más descarada e inconformista, como si en cada obra quisiera dar una patada a la conciencia del espectador. Como escritor he aprendido mucho del Siglo de Oro español, de Aristófanes, con su carácter corrosivo, por supuesto Valle-Inclán y el humor del “otro 27”, los Mihura, Poncela, Álvaro de Laiglesia… después está el absurdo y el surrealismo, Ionesco, Beckett…

RAMONC1

¿Cómo escribe Moreno Arenas?…
Como mi teatro, soy bastante anárquico. Espero siempre a que llegue la idea, sobre todo no me acerco a escribir si no me veo preparado para ello. Maduro mucho las ideas en la mente, de manera que ya están prácticamente escritas en el vacío cuando realmente me pongo a escribirlas. Eso me permite que después las pueda escribir en muy poco tiempo. Están prácticamente hechas antes de sentarme a teclear.

Con tus pulgas dramáticas, vas buscando jugar de manera continua con los elementos mínimos del hecho dramático, siempre destilando hasta quedarte con lo absolutamente necesario… ¿Por qué es tan importante para Moreno Arenas esa reducción de la realidad?…
Me gusta recordar esa definición de Eugene O’Neill en la que decía que en teatro, la forma más perfecta de comunicación es el silencio. Yo trabajo mucho el silencio en mis piezas. El conflicto es el acelerador de las emociones para el espectador, y no se puede encontrar solamente en la palabra. La vanguardia nos enseñó precisamente que hay muchas formas de conmover al espectador, sin que los actores sean exclusivamente bustos parlantes. Merece la pena explorar esos caminos, uno es muy libre de experimentar. No me importa escribir “contra el público”, si con eso llego a despertarles, a levantar sus sentimientos.

RAMONC2

Cada vez se está investigando más desde ámbitos universitarios el teatro de Moreno Arenas, lo que es señal indiscutible de su calidad y vocación de perdurabilidad, pero ¿Cómo define el propio autor su teatro?…
Cuando comienzo una historia, siempre tengo en mente que no haya limitación alguna. Mi teatro es anárquico porque está totalmente al servicio de lo que quiero contar. Esa libertad a veces lleva precisamente a que se despoje con frecuencia al teatro de toda restricción o estructura que le coarte, y pienso que hago un teatro sin cortapisas, y con mucha vida.

¿Te dicen con frecuencia que es difícil de montar?…
Puede ser complicado a veces, entiendo que realizar un montaje de una obra de un par de minutos no es sencillo, de ahí que haya que buscar fórmulas, como reunir varias que juntas conformen un espectáculo de duración convencional o construir un espectáculo cuya historia permita enlazar varias piezas mínimas. Además, hay que tener en cuenta que el teatro también se lee.

RAMONC3

¿Qué siente uno cuando comienzan a investigarle en la universidad, cuando alguien decide hacer una tesis doctoral sobre su trabajo?…
El trabajo de los investigadores y analistas es muy importante, por el esfuerzo que realizan de desentrañar los mecanismos compositivos de un autor, y llegar al lugar al que no ha llegado un lector o espectador. Por supuesto es un motivo de orgullo, pero sobre todo ilusiona saber que alguien va a llegar tan lejos en el conocimiento de tu trabajo, y que los resultados de su estudio van a estar disponibles para que más gente te conozca. Además, uno siempre ha tenido la intención de ofrecer ciertos temas éticos y remover conciencias. El hecho de que los estudiosos encuentren esos temas, los glosen y los expliquen desde tu teatro te dice que realmente ha quedado expresado y contenido de la manera adecuada.

¿Qué personajes son los más queridos para Moreno Arenas?…
Todos aquellos que unen tipo e individualidad. Me interesa un banquero como banquero, es decir, como estereotipo, pero también como persona. Intento dotarles de ambas cosas: un envoltorio reconocible y un interior original.

moreno

Solamente se puede quedar con una obra de Moreno Arenas… ¿Cuál?
Resulta difícil… pero quizá me quedaría con El atraco… porque como autor me lleva a una etapa más definitiva, de madurez. No sé si con El atraco se abren las puertas a mi teatro definitivo, pero no hay duda de que con su escritura se inició una nueva andadura que dio un giro a mi dramaturgia.

*Esta entrevista ha sido realizada por nuestro compañero de QRLA: Rafael Ruiz Pleguezuelos