Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

Hombres al borde del precipicio en el Umbral de la primavera

Este encabezamiento podría ser el título de un texto contemporáneo y sin embargo, quiere hacer alusión a tres propuestas de hombres solos que se pueden disfrutar en el inquieto espacio teatral de El umbral de la primavera. Si la semana pasada escribía sobre el espectáculo de Germán Torres, esta semana he de referirme a dos piezas diferentes y al tiempo, conectadas en el corazón de la historia que narran. Pequeño defecto de fábrica es la recopilación de las hojas perdidas de un diario privado, esas anotaciones que solo mostramos a la gente de confianza, aquí, Borja Roces salta al ruedo y se atreve a mostrar sus sueños y fantasmas más íntimos al respetable. Y para cerrar este tríptico, una breve pero intensa obra que se puede ver los domingos a las 13 horas, a esa hora en que Lavapiés bulle de gente que transita entre este barrio y el rastro. Joaquín Hinojosa, a esa extraña hora, nos sumerge en La quinta estación del puto Vivalvi, un viaje ritual a sus deseos inalcanzables, en un ejercicio brutal de entrega física y emocional.
Adolfo Simón

vivaldi

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s