Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

La escena Fénix

“La Escena Fénix”

El teatro ha sobrevivido durante milenios a guerras, ideologías, religiones y pandemias y siempre ha resurgido de sus cenizas.
Cuando parecía que estábamos llegando a un lugar donde respirar artísticamente, aparece un nuevo golpe que nos pone a prueba, pero siempre, salimos a flote porque estamos acostumbrados a sobrevivir: El teatro es el gran superviviente en la historia del arte.
Y no podía ser de otro modo en la situación mundial que estamos viviendo. Tras el golpe emocional que nos llegó al principio del encierro, lo primero que apareció fue la generosidad y la espontaneidad de todo el mundo. Cerrar los teatros y otros espacios de ocio fue algo difícil de asimilar; tuvimos la sensación de falta de oxígeno y ante esa situación, los cómicos llenaron las redes con propuestas creativas con las que acompañarnos y entretenernos durante el encierro.
A las múltiples propuestas creadas en casa, haciendo virtud de la dificultad, aparecieron también plataformas online que facilitaban la asistencia desde nuestro salón a espectáculos grabados, que podíamos ver entrando en diferentes enlaces virtuales. El Centro de Documentación de las Artes Escénicas y Musicales fue uno de los espacios más visitado y que mayor oferta propuso a los internautas. Y los centros oficiales escénicos desplegaron iniciativas diversas que voy a tratar de recoger en este artículo.
El Teatro de la Abadía fue uno de los primeros en proponer un catálogo para disfrutar virtualmente bajo el lema: Teatro confinado. Gracias a esta iniciativa entramos en las casas de diferentes artistas, convertidas en escenarios íntimos desde los que nos conmovían, documentaban y entretenían a partes iguales. También desde La Abadía, concretamente desde el área de formación y en colaboración con A.D.E.-Asociación de Directores de Escena y A.A.I.-Asociación de iluminadores, se realizaron una serie de encuentros de libre asistencia en los que dos creadores de diferentes trayectorias dialogaban en cada sesión sobre su forma de entender lo escénico.
Los Teatros del Canal abrieron una sala virtual a la que llamaron La Cuarta Sala. En ella, a través de la plataforma de Youtube, cada día, mostraban una creación de diferentes disciplinas gracias a la colaboración desinteresada de muchos artistas que grabaron y editaron en su domicilio una pequeña pieza de danza, teatro de objetos, música, video creación, etc. Esta sala continúa abierta a día de hoy con una interesante colaboración que se ha creado junto a la Unión de actores y que nos permite disfrutar de textos de autores y autoras, clásicos y contemporáneos, recreados por intérpretes de diferentes trayectorias y registros.
El Centro Dramático Nacional también abrió un espacio virtual: La ventana del CDN, donde se mostraron creaciones, se propiciaron encuentros y generaron diálogos escénicos. Al final de esta experiencia, se realizaron tres sesiones de teatro en los edificios del CDN que se transmitieron en directo y abierto a todo el espectador que quiso conectarse. Estas piezas, recogidas en un tríptico, tuvieron como nombre LA PIRA.
El Teatro de la Zarzuela retransmitió una creación en capítulos rodada en el propio escenario y patio de butacas bajo el título de Zarzuela en abierto o cantar en tiempos de crisis. La Compañía Nacional de Teatro Clásico también abrió un espacio donde se podía disfrutar de entrevistas y piezas creadas por profesionales del verso y jóvenes inquietos que aplicaron nuevas tecnologías a nuestro rico patrimonio del Siglo de Oro.
Las redes sociales fueron un escenario constante donde había encuentros, conferencias y diálogos con casi todas las entidades e instituciones de las artes escénicas… Asociación de iluminadores, Teatro de la Zarzuela, Fernán Gómez Centro de Arte, Teatro Español, AISGE y La Academia de las Artes Escénicas de España facilitaron el acceso a grabaciones y conversaciones en vivo gracias a las que conocimos mejor las distintas propuestas de creación o múltiples formas de abordar los procesos artísticos; en muchas de las ocasiones fueron clases magistrales.
Siempre estuvo flotando la pregunta o la curiosidad de cómo se estaba viviendo la extraña realidad de este tiempo y la inquietud ante un futuro incierto.
Cuando las autoridades permitieron que el público pudiera acudir de nuevo a espacios cerrados. El Teatro del Canal fue uno de los primeros en abrir con una concentrada programación de Madrid en danza a la que era preciso acudir con todo tipo de protección, también se pudo disfrutar vía streaming de los espectáculos. El Teatro Real realizó un gran esfuerzo técnico y sanitario para levantar el telón con una versión de semi escenificación de La Traviata, una experiencia que devolvió el ánimo a artistas y público.
Durante el verano fueron retomando su actividad espacios de pequeño formato como el Teatro Galileo, la Sala DT, el Corral de Cervantes que cambió de ubicación este año… y pese a los repuntes de contagio y gracias a un gran esfuerzo por parte de la organización, Madrid pudo tener una versión reducida de sus Veranos de las Villa que demostró que el teatro es un lugar seguro y sano. Por suerte, otros emblemáticos Festivales también asumieron el compromiso con su público como el Grec de Barcelona, Festival de Almagro, Festival de Mérida, Sagunt a escena, etc.
Conforme fue avanzando el verano aparecieron propuestas de teatro al aire libre como las realizadas en la Puerta del Ángel o el Parque Juan Carlos I. Y en septiembre, a pesar de no tener una situación sanitaria resuelta en nuestro país, pero habiendo comprobado que los cines y los teatros no son lugares de contagio, se han empezado a presentar las programaciones futuras y a subir los telones del Centro Dramático Nacional, Teatro Español, Teatros del Canal, Teatro de la Abadía, Fernán Gómez Centro de Arte, Teatro de la Comedia, Teatro Real, Teatro de la Zarzuela, Teatro Circo Price, Conde Duque y muchas de las salas alternativas y teatros comerciales con propuestas con las que animar al público a acudir sin miedo a disfrutar del arte de Talía.
Muestras como clasicOFF en Nave 73, Miradas al cuerpo XIII en el Teatro Lagrada, V Festival Visible (Arte inclusivo) organizado por la Sala Tarambana con la participación de otros espacios y la VII Muestra SURGE MADRID que en octubre desplegará múltiples creaciones y experiencias escénicas por muchas salas de la ciudad y la comunidad han devuelvo el oxígeno, de alguna forma, a nuestros escenarios.
Y si los artistas han dado muestra de su generosidad e ingenio a pesar de que muchos estaban en situación precaria por el encierro, la suspensión de bolos y actividades durante el verano, sin saber a día de hoy cuándo se resolverá esta situación y esperando que no tenga resultados catastróficos…otros espacios, los balcones de todo el país, se convirtieron en escenarios espontáneos para aplaudir a la sanidad y ofrecer momentos de creatividad con los que aliviar el tiempo detenido.
Desde aquí quiero agradecer a todos los que han aportado su granito de arena, su locura, su juego, su ingenio para hacernos más fácil ese tránsito por el desierto de nuestros hogares. Ojalá esta pesadilla no hubiera ocurrido pero hay que pensar que, de nuevo, el arte ha sido un espacio de encuentro y salud para todos los que estábamos aislados del afuera.
Adolfo Simón

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s