Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

Querido capricho en la Sala de la Princesa del CDN

Tomás Pozzi es un actor con una impronta muy personal, da igual que aparezca en televisión, cine o teatro, siempre se le reconoce por su particular energía y entrega a los personajes. En el teatro todavía se expone de forma más poderosa y en esta pieza, escrita al alimón con Tomás Cabané que también la ha dirigido, realiza un trabajo no habitual en los actores de su generación. En el encuentro posterior se habló como referencia La voz humana pero a mi, todo el tiempo, me recordaba en la función a la Rosita lorquiana. Pozzi salta de un personaje a otro, de una situación a otro momento del tiempo de su biografía y de la historia ficcional como un acróbata emocional. El teatro es un espacio de juego y aquí se juega siempre a la realidad y la ficción, sin frontera visible, un leve gesto cambia todo, el género, las relaciones y los fantasmas que habitan en el escenario junto al actor.

Adolfo Simón

Querido capricho – Centro Dramático Nacional

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s