Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

El enfermo imaginario en la Compañía Nacional de Teatro Clásico

En 1673 Molière escribe la que será su última comedia y morirá interpretándola. Ello dará pie a algunas de las supersticiones de la gente de teatro a la hora de evitar determinados colores en escena, en España la víctima es el amarillo. Tal vez por ello, los colores y las formas de la propuesta escénica transitan del blanco, al gris y al negro, poco toques de color hay en el montaje. Josep María Flotats se pone al frente de este proyecto que, además, conmemora cuatro siglos del autor francés. La lectura teatral del texto en esta ocasión, huye del histrionismo que suele tener la escuela francesa, aquí se lleva más a una visión popular para conseguir que el público ría cómplice con los gestos y delirio de los personajes.

Adolfo Simón

Molière: la mejor receta contra la hipocondría | Prográmate

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s