Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

El caballero incierto en el Teatro Español

En la excelente novela La carne, de Rosa Montero, hay escondida una pequeña joya. Se trata de la historia imaginaria de Josefina Aznárez, personaje mayúsculo, apasionante, mágico, de esos que aparecen muy de vez en cuando pero se te quedan clavados para siempre. Josefina es un personaje maldito, una invención desgarrada y dolorosa de la condición de ser mujer. Esa mujer bien podría ser Hildegarda de Bingen, María Lejárraga o George Sand. Su destino se cruza un 3 de noviembre de 1893 con la explosión y posterior tragedia del vapor “Cabo Machichaco”… A partir de aquí, es Laila Ripoll quien escribe este monólogo. Josefina entra en las sombras y desaparece para convertirse en fantasma, en mito, en carne de escenario. A partir de aquí, el material literario cae en manos de Alberto Castrillo-Ferrer y José Recuenco para crear una fantasmagoría escénica en la que Silvia de Pé consigue una creación actoral de vértigo ya que se transforma en las diferentes personalidades imaginarias, haciendo un trabajo exquisito que solo una actriz en estado de gracia puede realizar. Un placer poder acudir a un teatro para encontrarse con una historia y una actriz comunicando con el objetivo de emocionar al patio de butacas.

Adolfo Simón

El caballero incierto - Teatro Español - Teatro Madrid

Los comentarios están cerrados.