Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

Mariana Pineda en el Teatro Español

Esta obra es una de las menos representadas de Federico García Lorca, tal vez porque la historia que plantea está muy situada en un tiempo y un contexto social; a veces es complicado llevar a otro momento los textos que se ciñen a acontecimientos concretos. Sin embargo, en este montaje hay dos lecturas que transitan en paralelo, una la que muestra, casi documentalmente, el reflejo de los hechos y al tiempo, hay un temblor en rojo y negro que atraviesa la obra, acercando a nuestros días la idea de luchar por aquello en lo que uno cree, a pesar de que el precio sea perder la vida. Mariana está constantemente rodeada de una tela de araña que terminará atrapándola ante las miradas que se asoman y esconden tras las puertas de una ciudad fantasmal donde todos buscan hacer realidad su deseo aunque sea a costa de ahogar a los demás. La propuesta es contundente, con un formato de montaje que recuerda la escuela de directores de escena que marcaron la historia de nuestro teatro contemporáneo. Más allá de que esta obra es Mariana, el montaje está diseñado con un dibujo escénico donde todo el equipo construye paisajes fantasmagóricos alrededor de la protagonista, creando atmósferas inquietantes.

Adolfo Simón

Mariana Pineda, de Javier Hernández-Simón - Crítica - CINEMAGAVIA

Los comentarios están cerrados.