Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

Inicio (Uno) de Rocío Molina en los Teatros del CANAL

Inicio (Uno) es la primera parte de una trilogía en la que, la bailaora, solo acompañada por Rafael Riqueni, ofrece con su baile un homenaje a la maestría de una guitarra virtuosa cuyo recital no solo inunda la escena, sino que provoca en el cuerpo de la artista un viaje sensorial, poético, tierno, surreal. La pieza se divide en dos, en la primera parte, llega Rocío Molina como una sombra del tiempo, atravesando el escenario para saltar de Tokio a La Habana con solo el movimiento de su espalda. Sus manos se llenan de abanicos convertidos en pájaros que inundan el aire, recorriendo jardines. En la segunda parte, llega y rasga el suelo para hacer de esas raíces un manto bíblico con el que realizar un ritual sagrado, mágico…de las cenizas, resurgirá como un ave fénix. La ternura y la fuerza de esta artista inunda cada instante la escena, embriagando al público.

Adolfo Simón

Tres guitarras para el baile infinito de Rocío Molina | Cultura | EL PAÍS

Los comentarios están cerrados.