Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

“SIEGFRIED” de Richard Wagner en el Teatro Real de Madrid

La búsqueda de la propia identidad de dos jóvenes y su encuentro al final de esta ópera constituye el momento más esperanzador de un relato que avanza de forma irremisible hacia el desastre. El que iba a ser el contrapunto cómico de El ocaso de los dioses evolucionó en manos de Wagner hasta convertirse en el título más introspectivo de la saga, aquel en el que la soledad y la naturaleza ocupan una posición central y en la que hasta el orgulloso dios Wotan muestra su faceta más vulnerable. Completado en 1871 y estrenado en 1876, seis años después que su ópera precedente, La valquiriaSiegfried supone un salto cualitativo con respecto a la continuidad orquestal y a la técnica sinfónica, que alcanza en episodios como la forja de la espada Notung, los murmullos del bosque o el despertar de Brünnhilde algunos de sus momentos más memorables. La producción del director de escena canadiense Robert Carsen, estrenada en 2007 en la Ópera de Colonia consigue un trayecto emocional y plástico que recorre el tiempo a través de tres espacios, un rincón donde esconderse del mundo, un bosque aniquilado y un desierto doliente. Tanto la puesta en escena como la orquesta y dirección musical consiguen un nivel fascinante con unos cantantes actores en estado de gracia.

Adolfo Simón

Wagner, una proeza con sonido 'surround' | Cultura | EL PAÍS

Los comentarios están cerrados.