Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

“Pasión y semen” en el Purgatorio dentro del Festival TARA

Ay! las vecinas…murmurando por las esquinas cuanto daño nos han hecho de chiquillos…esos comentarios que se nos han clavado como espinas en la cabeza. Y después…échate a la calle e intenta vivir sin mordazas. La pieza de Alejandro Castro es valiente porque no habla de nadie si no de si mismo, de su laberinto de miedos y susurros. Y lo hace transgrediendo todo, el espacio, los lenguajes…y sobre todo…el cuerpo. El cuerpo sagrado como pieza de inmolación. Ay! qué interesante estallar las paredes del teatro a la italiana…de escupir sobre las paredes morales… de poner el cuerpo en la mesa de autopsias para sacar el alma podrida y poder descansar en paz. Viva la muerte de la podredumbre!!!.

Adolfo Simón

Los comentarios están cerrados.