Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

“Bernarda y Poncia” en el Teatro Lara

La acción se encuadra ocho años después de la muerte de Adela, hija menor de Bernarda Alba, transcurre durante doce horas de un día de verano, entre el amanecer y el atardecer, donde diálogo a diálogo, los personajes van desvelando los secretos de una familia marcada por la tragedia. Resolviendo los conflictos que existen entre los personajes, hasta volcar las emociones una sobre la otra, desde una edad temprana hasta la ancianidad. La cercanía de la muerte provoca que los personajes no dejen nada en el tintero. No podemos saber si Lorca hubiera tejido esas historias paralelas entre los personajes, pero la hipótesis no es descabellada; el poeta granadino dejó pistas en su textos sobre qué pudo ocurrir antes y que después de caer el telón.

La pieza es intimista, casi de cámara, donde, como en un combate dialéctico, dos de las mujeres esenciales en la trama de La casa de Bernarda Alba, apuran los últimos golpes de su vida. Teatro de palabra y pensamiento.

Adolfo Simón

Teatro Lara

Los comentarios están cerrados.