Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

“Cada átomo de mi cuerpo es un vibroscopio” en el Teatro de la ABADÍA

Cada átomo de mi cuerpo es un vibroscopio es una suerte de poema existencial creado a partir de la historia de dos grandes referentes: Helen Keller, escritora, oradora, activista y poeta sordociega, y su maestra y artífice Anne Sullivan. Juntas, gracias al tacto y a la imaginación, alcanzaron el paraíso y trascendieron la idea de límite. Esta propuesta nos reconcilia con el teatro contemporáneo al que siempre se le señala como un espacio abstracto y elitista. Aquí, además de un texto que nos hace reflexionar sobre el sentido que tenemos los seres humanos en este abismo existencial, también nos encontramos con un espacio vivo que dialoga con las intérpretes que, dicho también, son dos cuerpos camaleónicos que transitan por la ceremonia poético plástica que es esta performance resilente como seres que viajan por dimensiones sensoriales. Una experiencia visual que nos provoca una mirada a la oscuridad, el espacio más insólito e inexplorado de nosotros mismos.

Adolfo Simón

Helen Keller, la mujer que no podía ver ni oír, pero sí sentía

Los comentarios están cerrados.