Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

LUZ ARCAS/LA PHÁRMACO… «SOMOS LA GUERRA» en el CONDE DUQUE CENTRO DE CREACIÓN CONTEMPORÁNEA

Nuestros cuerpos tienen una carga histórico-cultural. Sobre esto lleva tiempo reflexionando la bailarina y coreógrafa malagueña Luz Arcas, directora de la compañía La Phármaco que ahora, en Bekristen/Cristianos. Capítulo II. Somos la guerra, da continuidad a lo que aspira ser una trilogía sobre estas inquietudes que surgieron de su experiencia personal, tras cinco años de proyectos de danza en países de Asia, África y América. Percibió en los cuerpos y gestos de muchos de sus habitantes el peso de la herencia cristiana hoy cómodamente reconvertida en capitalismo neoliberal.

Luz Arcas no ha realizado un sólo proyecto desde que creó La Phármaco en el que no de, cada vez, un salto al vacío, en el que no arriesgue en contenido y forma. Si observamos su trayectoria podemos comprobar trazos y arañazos que van atravesando ese viaje creativo, siempre hay un impulso que lanza cada propuesta a un paisaje de riesgo donde se sabe cuál es el punto de partida pero nunca el final.

En esta ocasión crea un tríptico que en apariencia corresponde cada pieza a un universo diferente y sin embargo, juntas crean un mirada profunda y caleidoscópica sobre la idea de la creencia inoculada en el cuerpo del ser humano desde tiempos ancestrales.

Ante un coro popular que podría corresponder a cualquier tiempo pero que claramente observa desde el hoy y con cantos a capela o sobre música electrónica, van desfilando por la escena, en situaciones de estasis, tres cuerpos que podrían corresponder a la corporeidad venidos desde rincones de lugares cercanos en el tiempo y el sentimiento o un cuerpo como deidad contemporánea cargada de sombras y luces del presente…para cerrar la pieza con la llegada del no dios, un cuerpo atravesado de tiempo y horror, un ser nuevo al que todo ser humano tendrá que admirar y venerar en el futuro.

Cuerpos atravesados por luces como rayos que llegan de otra dimensión…cortados por movimientos robóticos y músicas hirientes.

Adolfo Simón

Estreno Somos la guerra, de Luz Arcas, en el Centro Conde Duque

Los comentarios están cerrados.