Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

«Precipitados» en los Teatros del CANAL

Una creación de 10&10 – NARVÁEZ, RUNDE, SANZ

La danza contemporánea no tiene público concreto, como no lo tiene el arte abstracto.

La danza contemporánea es una experiencia para un público sensible y receptivo, no es preciso tener un gran coeficiente intelectual para situarse frente a este tipo de creación.

Y sin embargo, la danza contemporánea puede transmitir ideas y emociones, además de sensaciones.

«Precipitados» es la prueba de ello, sin necesidad de ser teatro danza, despliega un sin fin de planos estéticos, poéticos y emocionales para tratar el tema del suicidio desde una perspectiva sutil.

¿Cómo hablar del suicidio sin caer en tópicos o con titulares dramáticos?…pues tal vez, a través del cuerpo, el tiempo y el espacio…

Hay varios planos en este espectáculo experiencia…el cuerpo gozoso que habita el no lugar, acogiendo a los ángeles caídos, el cuerpo atemporal que atraviesa el tiempo para acoger en sus brazos el último aliento de vida…y los cuerpos-mentes frágiles que juegan, saltan, se arrastran o esconden en los pliegues de la vida hasta que son empujados al vacío, para allí…quedarse atrapados en una piel eterna y silenciosa.

Hay espectáculos que me cuesta describir con palabras, porque ellas se agotan frente a las sensaciones, como me pasó cuando entré en una exposición de José María Sicilia y sus flores de resina que provocaron en mi espalda un escalofrío y los ojos se me llenaron de lágrimas…y enmudecí, como me pasó cuando llegó el oscuro final de «Precipitados».

Adolfo Simón

Los comentarios están cerrados.