Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

«Las bodas de Fígaro» de Mozart en el Teatro Real

Ópera buffa en cuatro actos con música de Wolfgang A. Mozart (1756-1791) y libreto de Lorenzo da Ponte, basado en la comedia le Folle Journée, ou le Mariage de Figaro (1784) de Pierre-Augustin Caron de Beaumarchais

Lorenzo Da Ponte –libretista de Le nozze di Figaro– hubo de reemplazar el discurso con el que Fígaro culminaba su crítica contra la nobleza por un aria dirigida contra la infidelidad femenina –«Aprite un po’ quegli occhi»– para que José II de Austria revocara su prohibición de representar la polémica comedia con tintes revolucionarios de Pierre Beaumarchais. Pese a ello, ninguno de los cambios efectuados por el libretista menguaron un ápice el subversivo subtexto que la ha proyectado hasta nuestros días como la brillante e inteligente denuncia de la tiranía y del patriarcado que siempre ha sido. A decir verdad, la opera buffa fue –desde los tiempos de La serva padrona– el universo de ficción en el que una mujer de clase social baja podía someter mediante la astucia y sin perder la sonrisa a un hombre perteneciente a un estrato superior. Sin embargo, Le nozze di Figaro expande dicho marco a un nivel nunca visto, en el que los personajes son tanto menos dueños de la situación cuanto más alto están situados en el escalafón social y de género. 

Estrenada en el Burgtheater de Viena el 1 de mayo de 1786 y más tarde Teatro Real el 12 de febrero de 1903.

Producción de Canadian Opera Company procedente del Festival de Salzburgo.

Dirección musical de Ivor Bolton y de escena de Claus Guth.

Este nuevo enfoque de la historia sitúa la acción a partir de la mirada de querubín, una visión de extrañamiento, una ensoñación donde se invierten los roles sociales en un tiempo y espacio detenido dramáticamente. Tal vez el autor hubiera imaginado ese conflicto argumental en la actualidad donde nada es lo que parece.

Adolfo Simón

Los comentarios están cerrados.