Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

Entradas etiquetadas como “Chapero

«Chapero» en la Sala Triángulo

Si lo que ustedes esperan encontrarse en esta obra es el morbo y la tensión sexual van muy equivocados.  En «Chapero» nos vamos a encontrar cosas mucho más interesantes ya que  nos habla de las relaciones humanas, de los sentimientos y de la búsqueda de una identidad en nuestra vida. Podría haberse llamado «Puta» y ser igual de reveladora en su contenido, si bien es cierto que es una mejor apuesta abordar el mundo de la prostitución homosexual para dar visibilidad a temas tabú y para normalizar un hecho que existe en nuestra sociedad y del que mucha gente no tiene la menor idea… pregúntenle a su madre qué es un chapero a ver con qué sale… ni el diccionario del Word reconoce esta palabra…

El tratamiento del tema de la homosexualidad, de la prostitución y de las relaciones humanas que ha expresado Antonio Jesús González es de los más acertados que me he podido encontrar en obras de este tipo, ya que muchas veces se quiere vender el pescao a un determinado público con obras mediocres.

Una obra que esconde un final inesperado, tanto como el tratamiento, para bien, que el autor ha hecho de este tema.

Luis Mª García.

chapero-portada


Programa doble en Azarte

Antiguamente era un placer ir a ver programas dobles a los cines de barrio, ya no es posible y sin embargo, en alguna sala de teatro alternativo, se pueden visionar dos propuestas teatrales en una misma noche. En la sala Azarte, se puede disfrutar de Chapero a primera hora y de Humanadas en la segunda y después, ir a cenar a un pintoresco restaurante del barrio de Chueca. Ambas propuestas tienen un denominador común aunque sean totalmente diferentes: el ser humano como ese misterio que nunca se termina de descifrar. En Chapero nos encontramos con un juego sorpresivo sobre quién compra y quién vende, y sobre todo, qué es mercancia hoy en día: ¿Cuerpo o sentimientos?. Y en Humanadas asistimos a un múltiple caleidoscopio donde se confunden seres reales con otros que parece han surgido de una mente distorsionada, y aún así, todos conviven con total naturalidad. Estas dos piezas nos hablan del mundo deformado en el que vivimos, en ese edificio sin fin y sin comunicación posible; las dos piezas juntas se podrían llamar: Torre de Babel.
Ignacio Sánchez

Chapero

 

 

 

 

 

humanadas