Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

Solo en tierra ajena en La Pensión de las pulgas

Malos tiempos para la lírica. Cuando afuera todo es ruido y prisas, aunque sea por una vez, hay que detenerse y escuchar, dejarse acariciar por la palabra, la poesía. Ana Otero y Juan Carlos Talavera se han instalado con un pliego de poemas y una caja de violetas en La pensión de las pulgas, para compartir con los visitantes un ramillete de versos con los que recorrer el tiempo y la vida. Una experiencia singular porque no han memorizado los textos, para no caer en la mecanización…y darles así, cada día, un toque de espontaneidad. En pleno Barrio de las letras, un paréntesis para respirar belleza.
Adolfo Simón

belleza

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s