Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

Si el parlamento es un teatro, habrá que hacer del teatro un parlamento

Creo que esta filosofía es la que mejor puede describir la programación y objetivos del Teatro del Barrio. Un espacio que ha transformado en poco tiempo el lugar y la convocatoria de público del propio barrio y de otros lugares de la ciudad. No hay un interés por funcionar, en la mecánica diaria, como los teatros convencionales que programan aquello que pueda ser efectivo en la taquilla y no lo que debe expresarse, en nuestro tiempo, en un escenario. Así, esperan que los espectadores formen parte de la «cooperativa» cultural del espacio, para tener voz en todo lo que se lleva a cabo allí. En estas semanas se están representando dos piezas comprometidas sobre la realidad y los acontecimientos de nuestra sociedad: Marca España y Ruz Bárcenas. Además de la actualidad crítica que se puede ejercer sobre estos temas, hay un tratamiento interesante en las dos funciones, la sencillez de la puesta en escena: Teatro documento que establece el acento en lo que se cuenta y no tanto en la espectacularidad de cómo se cuenta. Actores conocidos trabajan codo con codo con otros menos populares, en un ritual cuyo objetivo mayor es dejar al descubierto todo el mundo de estafa que nos rodea en este país de pandereta y picaresca.
Adolfo Simón

marca

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s