Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

Entradas etiquetadas como “Silencio

Décimo aniversario de la Compañía Daniel Abreu

Esta semana se ha celebrado en la Sala Cuarta Pared un ciclo especial dedicado al décimo aniversario de la Compañía Daniel Abreu, residente de la propia sala, que recientemente ganó el Premio Nacional de Danza. Un premio que debería empujar y ensalzar el trabajo de uno de los creadores más arriesgados del panorama actual, que sin embargo es programado más fuera de nuestras fronteras que en su país natal… El coreógrafo y bailarín canario se desligó hace más de diez años de Carmen Werner y Provisional Danza para desarrollar sus propios trabajos, creando una danza de autor, un lenguaje propio donde el cuerpo y el movimiento se transforman en poesía. Esta pequeña compañía que sobrevive a base de subvenciones ha sufrido la mitad de su trayectoria uno de los peores momentos del sector, y el propio Abreu reconoce sentirse cansado no tanto por las más de cuarenta producciones que lleva a sus espaldas sino por la propia burocracia.
El ciclo comenzó con “Acto de fe”, un encuentro de algunos de los intérpretes que han bailado y actuado con Daniel en estos diez años, que narraban sus experiencias los procesos creativos y bailaban fragmentos de algunas de sus piezas. Un relato improvisado que costó arrancar pero que se fue cargando de una emoción y energía desbordantes con momentos hipnóticos maravillosos como el final, en el que, a petición del público, todos los que poseían “el gen Abreu” en su ADN arrancaron a bailar al ritmo de un “temazo” cerrando una noche conmovedora.
El segundo día se mostró “Cada persona”, el resultado de un taller intensivo desarrollado durante cuatro días en la propia Cuarta Pared, en el que Abreu trabajó con 17 actores y bailarines herramientas físicas de composición de una pieza a través de su lenguaje escénico. Después hubo un encuentro abierto con el público donde pudo hablar de estos diez años y responder a las dudas de los espectadores.
El ciclo se ha cerrado con la reposición de dos de sus obras más representativas: “Silencio”, uno de sus trabajos más abstractos, estrenada en la propia Cuarta Pared en 2013 dentro del Festival Madrid en Danza; y el emblemático solo “Perro”, estrenado en 2006.
Esperemos que esta gran Compañía cumpla muchos más años y nos siga regalando esos trabajos tan personales bailados desde el corazón, a ser posible en nuestros Teatros.

Jorge AzconaDaniel-Abreu-cia-1024x639


Silencio de Daniel Abreu en Madrid en danza

Hay espectáculos de danza contemporánea que nos dejan clavados en la butaca por la excelente técnica de los bailarines y los hay que nos hacen flotar por la atmósfera poética que nos crean desde el escenario. Pocas veces se unen ambas cuestiones, una fantástica técnica de ejecución con un aroma sensorial lleno de imágenes que nos evocan sensaciones o referencias que antes no habíamos tenido. En Silencio, uno de los trabajos más maduros y contundentes de Daniel Abreu, donde realiza un discurso personal que bebe de sus creaciones anteriores para ir más allá, abriendo puertas a universos secretos de intimidad y soledad. Los personajes se deshojan en la escena como aves con alas tronchadas. Una experiencia inusual para el espectador que sale del teatro con una carga emocional importante y sin poder dejar de hacerse preguntas sin respuesta.
Adolfo Simón

silencio-Teatro


Daniel Abreu nos habla de sus últimos trabajos de creación en danza

abreubisBalance de tu trayectoria…
Bueno, son casi 10 años ya desde que empecé, y la verdad es que si miro hacia atrás, me siento muy orgulloso de todo lo hecho y muy agradecido a todos aquellos que me apoyaron y todos los bailarines y técnicos que han estado conmigo. Es verdad que el panorama no pinta nada bien para seguir creciendo o proyectando mucho más, pero todo esto se inició por una inquietud personal, así que de seguir sería porque esa inquietud sigue viva. Cuando deje de estarlo, será hora de aparcar y de moverse a otro sitio. Han sido diez años de mucho trabajo, más del que el cuerpo ha podido aguantar. He ido subiendo los escalones poco a poco, lo que no sé ahora es si hay más escalones, si he llegado al lugar donde se empieza a bajar, o a un paisaje maravilloso por explorar. Quién sabe.

abreu-1

¿Cómo surge el proyecto que presentas en la edición de este año de Madrid en Danza?¿De qué va la obra?…
La obra se intentó arrancar hace ahora un año, pero por motivos económicos tuvimos que parar. Éramos más personas en el proyecto que se hizo inviable, y ahora nos hemos quedado Dácil González, Anuska Alonso y yo. En mi caso, las obras nunca surgen de una idea concreta que yo quiera plasmar. Doy por hecho que siempre estamos en movimiento y cambiando, y el subconsciente siempre tiene algo que contar. Después del amor y la lucha del que hablé en Animal, el dolor que trabajé en Cabeza, y la profundidad de algunos otros, como Anything, era tiempo de Silencio. De calma, de contemplación, de parar. Y no sé si en la obra hay algo de eso. A día de hoy no está cerrada, me da miedo cerrar las obras antes de su estreno, es como si hubiera parado de luchar por descubrir algo. Y mientras sigo en ello todo puede cambiar. Aquí puede que todavía quede dolor, dolor estético, pero esta vez ya no importa. Las primeras ideas que desarrollé era un baño de insultos, como una especie de catarsis y de eso ya no queda nada, ya da igual. Duela o no, uno siempre guapo, y sin darle demasiada importancia a nada.

¿Cómo fue el proceso de creación de la misma?…
Ha sido muy difícil. Se comenzó el año pasado y se tuvo que parar. No sabía si volvería a ella, ni cuando, pero al final me propuse hacerlo, Ana Cabo me dio un espacio en Madrid en Danza y ese fue el mayor empuje, así que reduje los bailarines y me puse en marcha. Trabajé un par de meses en una residencia en el Centro de Danza Canal, buscando nuevos materiales allá por primavera. Luego en agosto me fui 20 días a Tenerife al Teatro Victoria, luego Madrid. Lo más duro es que en 6 días he llevado a cabo dos estrenos, uno de encargo en Croacia y este. No es fácil trabajar de esta manera. Si no hay dinero, tengo que hacer muchos trabajos a la vez para poder costear las producciones, y por supuesto mi vida. Por suerte a día de hoy la Comunidad de Madrid me confirma su apoyo, y eso ya es un respiro. Algo justos de tiempo para hacerlo de otra manera, pero felices igualmente. Me gustaría alguna vez poder hacerlo sin prisas, sabiendo con qué cuento, y con la tranquilidad que da saber lo que tienes.

abreu-3

¿Qué opinas de la programación de este año de Madrid en Danza?…
Me sorprende mucho la cantidad de trabajos nacionales que hay, me gusta mucho eso, y como siempre a destacar la variedad. A mi me parece que Madrid en Danza siempre apuesta por la pluralidad, y eso se agradece muchísimo. Toca muchos palos de la danza, y da gusto ver un programa tan completo. Me da pena que me pierdo todo. Nada más estrenar me marcho a San Sebastián y no podré ver nada.

abreu-4

¿Qué función crees que ha de tener hoy la creación contemporánea para la sociedad en la que vivimos?…
Yo no sé si la creación contemporánea debe tener una función o no, en todo casi si la tiene con que sea de entretenimiento a mi me basta. El entretenimiento es una parte importante de la vida, y se le menosprecia porque parece que uno puede entretenerse con cualquier cosa y no es verdad. A mi me gustan los espectáculos que me tocan dentro, pero eso no pasa siempre, así que no espero que la escena deba tener el compromiso de satisfacer mis necesidades ni de enriquecer mi interior. El hecho de ver otros puntos de vista o a veces el mismo, ya es algo que me hacer formar parte del mundo. El momento social que vivimos es tan complejo que no sé si podemos ayudar, ni cómo. La revolución que se necesita ahora mismo no sé si debe pasar en los teatros. Lo ideal sería que la revolución social formara parte del día a día. Y los teatros formaran parte de la noche, de la hora de los sueños… pero esto por ahora es casi una utopía, o eso creo yo.

abreu-5

¿Qué te motiva o inspira para poner en marcha tus proyectos?…
No sé lo que es, soy muy ignorante en eso que me mueve, y me gusta que sea así. Cuánto más conozco de mi, más me sorprende todo. Trabajo desde la intuición y me pongo igualmente en marcha desde ahí. Es maravilloso confiar en el equipo que me acompaña y en uno mismo. Al final todo sale de una forma mágica y espontánea, cuando tengo tiempo para trabajar las obras, antes o después se llega a un paisaje que no me canso de ver. Saber que puedo llegar a eso, es suficiente para arrancar.

Daniel Abreu - Animal 18-11-2011

¿Cómo está afectando la subida del I.V.A. y los recortes en las ayudas para la danza contemporánea?…
Este año no he bailado mucho así que no puedo hablar del IVA, respecto a los recortes, hay que prescindir de personal y material importante y sustituirlo por más horas de trabajo, más presión, más estrés… Por suerte, en mi trayectoria, con casi cuarenta creaciones, creo que sólo una docena han sido subvencionadas y/o apoyadas. Por lo que en lo que me afecta es ver que no se puede seguir creciendo. La compañía ni se estabiliza ni crece. Hemos perdido ayudas que eran importantes, y hemos tenido que cancelar funciones por motivos económicos. Si miro la cuenta de la compañía no sé cuántos meses más puede seguir adelante. Más que el IVA o los recortes me afectan la mentiras y los deseos de poder económico y social… Dios mío si todos vamos a morir tarde o temprano.

¿Qué obra de teatro, danza o performance has visto últimamente?¿Qué te pareció?…
Como conté antes, he estado un tiempo en Croacia creando una nueva producción para la Zagreb Dance Company, así que lo que he visto lo vi allí. No me interesa poner una etiqueta de me gusta o no a los espectáculos. Puedo decir que no me movieron, pero también decir que soy muy mal espectador, mi ojo es demasiado rápido en la escena. Muchas veces no puedo relajarme y disfrutar, es como mirar al cielo, y en vez de estrellas ver constelaciones, y no pienso si esas constelaciones me gustan o no, sólo las veo. La escena también sufre la globalización, por lo que los trabajos de danza que veo andan más o menos en una línea muy marcada que surgió en Europa hace unos años. De una forma u otra estamos todos ahí, y aunque con variedad, y cada uno con su originalidad, el mensaje que yo recibo (que por supuesto no es el que se da), puede que sea casi el mismo. Al menos la forma, pero el mercado tampoco permite que se varíe, ser muy original es arriesgarse mucho. Ya están bastante difíciles las cosas de por sí.

cuerpo a tierra 27

¿Cómo ves las nuevas generaciones de bailarines y creadores en nuestro país?…
Pues me da mucha pena la poca estabilidad que hay para arrancar o sostener nada. A nivel creativo España siempre ha tenido gente que destaca mucho, tanto aquí como en el extranjero. Como en muchos sitios, no sólo hace falta talento, que hay mucho, también hace falta saber llevar la gestión, lo que implica que o tienes unos estupendos padrinos, o sabes moverte bien en el backstage. Yo llevo viendo desde hace años, que a los más jóvenes (aunque yo de joven ya tenga poco), se nos va lanzando a un mercado vacío de futuro, como mucho se dura dos o tres años. Es la ley de la moda textil, usar y tirar, y no por calidad, sino por filosofía. Cuando ya eres un poco conocido no interesas porque no se te puede descubrir, hay un cierto complejo de padrino. Pero desconozco lo que pasa detrás. Desde mi lado me gusta ver la energía de la gente nueva que llega. El tema técnica o control es otra cosa, requiere de mucha exigencia, preparación y frustración, y no vivimos eso ya todos los días… es muy difícil para alguien que ya vive eso en su casa enfrentarse a un estudio o formación dónde la primera palabra que vas a escuchar es no. Eso hace que se busquen otras formas, que se confíe en talentos y no en la exigencia que el trabajo exige. Y aunque eso estuvo siempre, ahora además tiene un valor y es muy respetable. Y sólo hay que cambiar el ojo para apreciar la velocidad en los resultados, y ver que los procesos tienen otra profundidad, tanto en lo creativo como en la técnica del bailarín. A mi sólo me parece una nueva forma de trabajo, que durará lo que la moda dicte.

abreu-8

¿Alguna idea para seguir creando en tiempos de crisis?…
A mi sólo me da por pensar que no somos mejores que los que estuvieron antes, así que revisando la historia, podríamos coger modelos de transición que inspiren una solución a la difícil situación, no copiarlos, sino ajustarlos a nuestro nuevo futuro. En realidad qué queremos realmente. No sé, y es algo que yo me pregunto si no estaremos actuando por impulso, por rabieta o a saber qué. A mi en tiempos de crisis no me da por crear mucho, aunque no he bajado el listón, ya este año van cuatro creaciones.

¿Proyectos?…
De momento sigo presentando Equilibrio dentro del Circuito de Salas Alternativas por España, algunas funciones de Silencio y otras producciones, y en diciembre presento en Cuarta Pared tres solos para celebrar que somos compañía residente. Presento Perro por no sé qué vez, Un Lugar Donde Sentarse a Escuchar Como Crecen las Hojas de los Árboles, y el estreno en Madrid de Cabeza. Por lo demás, me encantaría tener proyectos nuevos, ilusionarme, pero como todo el mundo vivo en el día a día, y no es precisamente un día luminoso y soleado. Tengo un amplio repertorio que me gustaría que la compañía siguiera bailando, pero lo veo difícil, al menos no de la manera que lo estamos haciendo. De casi mil mails que escribimos al año en temas de distribución, tanto nacional como internacional, sólo nos responden 4 ó 5, que no implica que digan sí. Cada vez que llamamos para hablar con un programador está reunido, o no puede hablar en ese momento. Las ferias y demás no son los marcos dónde más éxito tenemos. ¿Qué se puede proyectar con un panorama así?.

abreu-9