Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

Entradas etiquetadas como “Huichi Chiu

Huichi Chiu: El teatro es un laboratorio de ideas

hui1-¿Cómo fueron tus inicios en el teatro?…
Vine a España porque quería ser bailaora de flamenco en 3 años pero me di cuenta enseguida de que eso era pura fantasía. Luego conocí a un joven actor y me recomendó la escuela de teatro de Mar Navarro, me dijo que yo tenía muchas cosas oscuras dentro de mí y que allí podría sacarlas. El primer año se entrenaba sólo el cuerpo y la voz, pero no texto, y como entonces yo casi no hablaba nada de castellano, era un plan perfecto para mí. Hice una entrevista y me aceptaron.

hui

-¿Qué es el teatro para ti?¿Por qué haces teatro?…
Es un laboratorio de ideas, un lugar donde se aprende la importancia del «aquí» y el «ahora», y de la honestidad, la sinceridad con uno mismo, con los compañeros y con el público. Y ser generoso, vivir el momento con plenitud. Además gracias al teatro, y por un tema de nervios claro, voy bastante bien de vientre.

hui2

-¿En qué proyectos has participado durante el último año?…Háblanos de ellos… ¿Cómo surgió tu proyecto actual?El año 2015 participé en «El señor Ye ama los dragones», que dirigió Luis Luque. Llevo muchos años haciendo teatro pero fue la primera vez que pisé el Teatro Español. Fue una experiencia inolvidable. También he estado dos años con la obra «Carne Viva», de Denise Despeyroux, haciendo de chinoitaliana. Este año hemos hecho una obra colectiva «Iliria», de Juan Ceacero, una versión contemporánea de “Noche de reyes» de Shakespeare. Iremos a Almagro-off en julio. Ahora mismo estoy en la última obra de Kubik Fabrik, «La historia de Usera», de Fernando Sánchez Cabezudo. Conocía a Fernando y su trabajo pero nunca había colaborado con él. Deduzco que me vio actuar en «Iliria», interpretando a la Rusa, la chica marimacho, y me llamó a raíz de eso. Aunque no estoy segura porque en realidad este personaje es un chaval de 16 años y Fernando podía haber llamado a un actor varón, a Alberto Jo Lee, por ejemplo. Pero bueno, yo estoy encantada y me siento muy afortunada. Es una obra llena de magia, ternura y generosidad. Es un homenaje al barrio de Usera y una despedida emotiva porque la sala Kubik va a cerrar sus puertas temporalmente. La obra cuenta con la participación de los vecinos y pone en escena historias reales que pasaron en el barrio. Los actores y los vecinos hemos formado una gran familia. Les echaré mucho de menos.

hui3

-¿Cómo fue el proceso de creación de tu trabajo?Cada trabajo tiene su propia metodología. En general, me siento muy cómoda con la expresión corporal y el trabajo sensorial. Lo primero para mí es memorizar bien los textos para poder sentirme libre con ellos. En este punto lo raro es que, cuando me piden que diga algo en chino, mi lengua materna, me resulta muy difícil y poco natural… Me estoy dando cuenta de que en muchas de las obras en las que he participado, mi personaje a menudo está en una posición de observador, como fuera de la vida y los líos de los otros personajes, y luego lo que dice tiene siempre un punto de ironía. Por ejemplo, el texto de mi personaje de esclava en la obra «El banquete», que lo escribió Alberto Conejero. O el de «El señor Ye ama los dragones», escrito por Paco Becerra. Y también este que digo en «Historias de Usera», que fue una suerte de experimento del novelista Alberto Olmos. A través de un blog contaba la historia de un adolescente chino que quería ser vampiro, como su abuelo, pero que de momento trabajaba en la tienda de alimentación de su padre. En parte reflejaba la visión estereotipada de los españoles respecto a la comunidad china pero también aportaba mucha ironía sobre la propia identidad de los chinos. Normalmente no suelen hacer bromas sobre ellos mismos por eso me intriga bastante la reacción de los espectadores chinos…
En la preparación de la obra, como todos los días he tenido que ir a Usera a ensayar, me he fijado bastante en los chavales, cómo hablan, cómo se mueven, qué lugares frecuentan, me he empapado de ese mundillo juvenil chino. En esta obra, el escenario de la sala se ha ampliado a todo el barrio, y sus vecinos y sus historias son los verdaderos protagonistas de la obra.

hui4

-¿Proyectos?
Hasta el día 3 de julio estoy con «Historias de Usera»; después tenemos que retomar los ensayos de «Iliria» y prepararnos para Almagro. Además de esto estoy empezando una obra nueva, «Moon River», con la actriz y dramaturga Irma Correa y dirección de Juan Ceacero. La obra habla de los desplazamientos de las personas y los cambios que provocan en sus vidas… tomando en parte como referencia la Odisea. Estrenaremos en octubre, en Luxemburgo.

hui5


«El Señor Ye ama los dragones» en Matadero Madrid

«El Señor Ye ama los Dragones» nos sumerge en una ciudad lúgubre, apestada y que se equipara a una gran colmena, una colmena humana donde conviven las abejas obreras, los zánganos y las abejas reinas. A través de un pequeño cuento sobre un hombre que quería adorar a los dragones, pero no era cierto, ya que por lo que realmente se sentía atraído era por el ser mitológico y no el real, se nos plantea una dramaturgia perfecta, concisa y con la duración necesaria para meternos de lleno en el fenómeno de la inmigración china en las grandes ciudades y el despropósito que ha causado en las clases «acomodadas» representadas por las señoronas de un barrio bien de la ciudad.

Merecen especial mención Gloria Muñoz y Lola Casamayor en  su compromiso con la interpretación de sus personajes. Gloria Muñoz, metida en la piel de la abeja reina sigue a la perfección su papel, embuchada en ese abrigazo de señora arreglada, con su cardado que se retoca deliberadamente y cada vez que exige el libreto (porque lo exige literalmente) y Lola Casamayor encarna la vecina que ya ha visto de todo y a la que le da lo mismo ocho que ochenta mientras no le quiten su dulce diario y su televisión a todo volumen. Ellas recrean este thriller cañí como si hubiesen vivido toda la vida en esos pisazos decorados con el gusto más refinado de los sesenta, con su refinado gusto por el encaje. Además, la exigencia de el libreto de incorporar a actrices chinas, ya que el autor partía de la investigación en el teatro entre dos culturas y lenguas diferentes, aporta una nota original en el reparto, incorporando a dos estupendas actrices chinas como son Huichi Chiu y Chen Lu

Muchas veces un «cuento chino» nos ayuda a abrir los ojos y bajar a la tierra para darnos de bruces con la realidad porque detrás de las pequeñas historias hay grandes consejos. Paco Bezerra es especialista en escoger temas sociales actuales y maquillarlos de esperpento valleinclanesco, barnizarlos con toques cañís y rebozarlos con salsa agridulce para que salga una obra luminosa, atrayente e interesante para cualquier persona, como dice él desde un punky hasta una señora del barrio de Salamanca.

Luis Luque le ha dado un acabado final exquisito que coloca a cada personaje en el plano intelectual que merece y además lo enmarca en la escenografía, también plenamente acertada que nos sugiere una mezcla de muralla china a través de unas escaleras que asemejan la muralla por donde transitan los cuatro personajes de panal en panal. Además infunde a cada personaje una extraña mezcla entre la forma de interpretación china y la occidental.

En definitiva, una galleta de la suerte rellena con palabras de sabiduría en forma obra para todo el mundo: actores, directores y público.

Luis Mª García Grande

 


«El Banquete. Noche de borrachera filosófica» llega a Nave 73

Después de haber pasado por FRINGE y por «Ateneo mucha vida», El Banquete, inspirado en la obra de Platón llega a Nave 73 para filosofar sobre el amor. Para ello María Velasco ha coordinado dramatúrgicamente a cinco jóvenes autores: Alberto Conjero, Elena Lombao, Sergio Martínez Vila, Anna R. Costa y ella misma y ha contado con cinco actores que saben encarnar perfectamente personajes como Fedro, Áristófanes, Sócrates y los jóvenes Alcibíades y Agatón, entre los que destaca Miquel Insúa en el papel de Sócrates.

El resultado es fresco, trangresor e innovador, tal y como lo era Platón,  y con una calidad que hace que se pueda adaptar perfectamente a diferentes ambientes, ya que lo que importa es el texto y la actuación puesto que un banquete se puede organizar en cualquier lugar y así lo han demostrado. In vino veritas, decía algún romano filosofando… y a partir de este aforismo se construyen visiones diferentes sobre lo que es el amor, una excusa banal entorno a una comida y bebida para hablar de un tema básico en nuestra filosofía desde el principio de los tiempos: el mismo discurso de Platón pero visto con un prisma de modernidad y unido dramatúrgicamente de manera compacta, el texto no presenta fisuras debido a haber sido escrito por diferentes autores y desgrana los puntos básicos que nos proponía el autor de manera fiel pero adaptada a nuestros tiempos.

Merece la pena disfrutar de una propuesta cultural que nos hace pensar, nos hace darnos cuenta de que a veces vivimos tan deprisa y hablamos de cosas tan banales y de tantas sandeces en torno a una mesa que nos hacen indignos de probar una gota de vino.

banquete2

Luis Mª García Grande.