Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

Entradas etiquetadas como “ballet

«Mr. Gaga» en Teatros del Canal proyectada dentro de «Madrid en Danza»

Ohad Naharin, director artístico de la Compañía de Danza Batsheva, está considerado como uno de los coreógrafos más importantes del mundo. Al encontrarse con él en un punto de inflexión crítico en su vida personal, este documental enérgico y perspicaz le presentará a un hombre de gran integridad artística y visión extraordinaria.

En este documental, que se grabó durante un período de ocho años, el director Tomer Heymann mezcla imágenes de ensayos íntimos con un extenso archivo invisible e impresionantes secuencias de baile. El resultado es la historia de un genio artístico que está garantizado para hacer que tu corazón se detenga.

«Las semillas de esta película se plantaron hace unos 20 años, cuando vi por primera vez al grupo de danza Batsheva de Naharin en el escenario. Mi cabeza y mi corazón experimentaron un gran trastorno, como un magnífico cóctel de alcohol y drogas, pero sin alcohol y sin drogas. Un continuo de movimiento, música, energía, sexualidad, sensualidad y bailarinas de las que podrías enamorarte sin saber por qué. A partir de esa noche, me convertí en un consumidor obsesivo del arte de la danza de Batsheva. Naharin es un hueso duro de roer, un personaje muy complejo y contradictorio, lo que lo convierte en un tema fascinante para la imagen de un documental». Tomer Heymann, director de Mr. Gaga.

Naharin fue nombrado Director Artístico de la Compañía de Danza Batsheva en 1990 y ha mantenido desde entonces ese cargo, excepto en el Temporada 2003–4, cuando ostentó el título de Coreógrafo de la casa. Durante su mandato en la compañía, Naharin ha coreografiado cerca de 30 obras para Batsheva y su división junior, Batsheva – The Young Ensemble.

La fascinante habilidad coreográfica de Naharin y su ingenioso vocabulario de movimiento de textura suprema lo han convertido en uno de los artistas invitados favoritos de las compañías de danza de todo el mundo. Sus obras han sido realizadas por destacadas empresas y ha recibido muchos premios y honores por sus ricas contribuciones al campo de la danza.

Además de su trabajo para el escenario, Naharin ha sido pionero en Gaga, un lenguaje de movimiento innovador. Gaga, que enfatiza la exploración de la sensación y la disponibilidad para el movimiento, es ahora el método de entrenamiento principal para los bailarines de Batsheva. Gaga también ha atraído a muchos seguidores entre los bailarines de todo el mundo y ha atraído al público en general en Israel, EE. UU., Europa y Australia, donde se ofrecen clases abiertas con regularidad.


Silicon Valley Ballet en Los Teatros del Canal

El Silicon Valley Ballet nos acerca su repertorio durante unos días en los Teatros del Canal, en los que podemos disfrutar de toda una mezcla, unas veces más interesante que otras, de clásico y contemporáneo.

El menú que nos presenta es heterogéneo y pretende mostrarnos una degustación de varias de las veinte piezas que presumen de montar al año…(una barbaridad). Pero puede servir de muestra y ejemplo para los que van empezando a familiarizarse con el ballet

La versatilidad, por lo tanto, es una característica que puede jugar a favor o en contra de uno mismo: a favor si se logra un mínimo nivel de exigencia en todo y en contra cuando uno de los lados de la balanza falla.  Aún así es interesante ver un Pas de Deux -el que vi era Diana y Acteón– que, aunque inspirado en Petipa, huele a norteamericano.

En Glow-Stop nos dejamos envolver por la música de Phillip Glass, maravillosa por sí misma, y apreciamos más control sobre la coreografía y sobre la técnica de los bailarines, seguramente más motivados por ésta.

En Prism hay un bajón interpretativo, de vestuario y de coreografía. Juegos de colores muy vistos, montajes con hilvanes… Algo anticuado para haber sido creado en 2014 a pesar de la brillante música también de Keith Jarrett, aún así los bailarines ponen todo su empeño en defender este montaje.

La guinda del pastel está bien elegida: la famosa Minus 16 de Ohad Naharin que abre puertas a una corriente más fresca en el mundo de la danza, con estudiadas «improvisaciones» y  con música más popular y accesible a un público que acabará participando e implicándose en la coreografía como invitado especial.

El aderezo justo para salir con buen gusto de boca en el postre aunque el menú sea plat de resistance. 

Luis Mª García.

silicon


«Don Quijote» de la Compañía Nacional de Danza en el Teatro de la Zarzuela

Estas Navidades vamos a poder disfrutar de un montaje excepcional de la Compañía Nacional de Danza. Hace muchos años que no se montaba un ballet académico en gran formato para ser mostrado al público por esta compañía, concretamente desde 1989 (!).

Por eso ha sido todo un acierto elegir «Don Quijote» para retomar el repertorio de puntas y José Carlos Martínez ha montado la obra basándose en las coreografías originales de Marius Petipa y Alexander Gorski sobre la partitura de Ludwig Minkus con gran acierto y suficiente capacidad para alcanzar una calidad exquisita.

«Creo que la CND ha evolucionado mucho desde que llegué, cuando era exclusivamente contemporánea y tuve que volver a introducir el trabajo en puntas para completar mi proyecto, con la puesta en escena de un ballet de repertorio y con música en vivo» ha comentado el director.

Se ha dotado de poética los personajes de Don Quijote y Sancho, que acompañan a los bailarines principales que rememoran el pasaje de Las bodas de Camacho de la segunda parte del libro. Además se ha buscado salir de la rigidez de la escuela rusa incorporando pasos más españoles de bolero y fandango, completando  enriqueciendo esa labor de Petipa y Gorski y haciendo más compacta e interesante la obra para el público español. Hay que mencionar la gran capacidad de trabajo que ha debido suponer, no sólo para Martínez sino para toda la compañía, sacar adelante semejante tarea a pesar de la escasez de medios y presupuesto con el que cuenta.

Para todo esto se ha ayudado de la labor de la bailarina de la compañía de Antonio Gades: Mayte Chico, que ha declarado que «Petipa estuvo en España y llevó a Rusia el baile español, pero, claro, los rusos son más envarados bailando. He querido hacer el Don Quijote que Petipa habría soñado, sin alejarme del espíritu tradicional».

Por destacar algo en concreto dentro de este montaje, hay que decir que en el segundo acto sobresale la escena de las dríadas, con un cromatismo en vestuario y luces sorprendente y la resolución que se ha pensado en la escena en que Don Quijote se enfrenta a los Molinos de Viento, creando la puerta hacia ese mundo maravilloso lleno de dríadas por el que transita su adorada Dulcinea.

En lo que respecta a los bailarines principales invitados en el estreno, Joaquín de Luz y Seh Yum Kim, estuvieron a la altura de semejante partitura y montaje, luciendo y exhibiendo toda su profesionalidad en sus solos y pas a deux.

En definitiva, todo un bombón para disfrutar solo o en familia del resurgimiento esplendoroso del ballet clásico en la CND.

Luis Mª García Grande