Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

Entradas etiquetadas como “Petra Martínez

¡Chimpón! Planfleto post mórtem de Juan Margallo y Petra Martínez en el CDN

Hay familias teatrales y familias teatreras. Las primeras son aquellas que provienen de largas y excelentes sagas y luego hay otras, de sangre o no, que se forman en los viajes que hay que realizar en furgonetas por los caminos de este u otro país. Petra y Juan son dos referencias del teatro independiente y de una profesión labrada a fuerza de rigor y compromiso. De su larga trayectoria podríamos destacar muchos títulos pero no es el caso ni el momento, toca hablar de esta pieza que suena a obra tras la cual caerá el telón, cuando todavía les queda mucho recorrido escénico. ¡Chimpón! es una suerte de memorias de cómicos de la legua con toques de humor absurdo… Hay una primera escena excelente en la que hablan dos sillas de ruedas vacías que da paso al encuentro de dos personajes que se intuyen pero que no reconocen del todo…A partir de aquí, una serie de anécdotas divertidas y emocionantes nos conducen por su memoria desdibujada para terminar en un epílogo post-obra del que no voy a hablarles para que vayan y lo disfruten. Olga Margallo les dirige con ternura y precisión.
Adolfo Simón

Chimpón.-Panfleto-post-morten.-Foto-marcosGpunto


CARLOS ÁLVAREZ-NÓVOA nos habla de su larga trayectoria en el teatro.

novoa¿Cómo fueron tus inicios en el teatro? ¿Realizaste otras facetas además de la actuación?…
Procedo del TEU (Teatro Español Universitario) de la Universidad de Oviedo, donde empecé en el año 1958 como actor y después lo dirigí, alternando mi trabajo como actor con el de director. Desde esa fecha, hasta la actualidad, no hay un sólo año de vida en que no haya hecho o participado en algún montaje; después del TEU, en el teatro independiente (en los años sesenta, por ejemplo, estuve en Goliardos), y después en el profesional. Mi dedicación fundamental, de lo que vivo actualmente, ha sido siempre como actor, pero también como director, como autor (entre otros tengo el premio Tirso de Molina) y como estudioso (he publicado varios libros de investigación teatral y fui muchos años profesor del Instituto del Teatro de Sevilla).

novoa-1

¿Qué es el teatro para ti? ¿Por qué haces teatro?…
El teatro, el cine, la televisión, es mi forma de vida. Podría dedicarme a otras cosas, pero, ¿por qué hago teatro? Pues porque creo que con ello se hace una importante labor social, porque disfruto haciéndolo, porque, como persona, es con la profesión con la que me siento más realizado… ¡yo qué sé e1 porque ha sido mi elección y he luchado y lucho para mantener la ilusión que me produce entrar en cada montaje en una vida nueva, distinta…

novoa-2

¿Qué balance harías sobre tu trayectoria?…
Sin que suene a pretencioso, estoy satisfecho, porque siempre he hecho mi trabajo con toda mi ilusión y mi pasión, procurando honestamente dar lo mejor de mí mismo (y lo peor en los personajes malos). Durante toda mi vida me he dedicado a ello. Durante 55 años, que son los que llevo, en teatro he trabajado, como director o como actor, en 84 montajes; en cine -que empecé tardíamente con “Solas”-, en 26 largometrajes y en 66 cortos (es mi ONG particular); y he participado en más de veinte series de televisión. Y aparte de premios siempre he sentido a mi alrededor que mi trabajo era considerado, al menos, por su honestidad.

novoa-3

¿Qué diferencia hay para ti del teatro que se hacía en tus principios al que se hace hoy en día?…
Hay una diferencia grande. Por una parte, antes, estábamos menos preparados, el escenario era la única escuela y aprendías de tus errores. Pero por otra, el teatro que muchos hacíamos, sobre todo en la época de la dictadura, era, aparte de nuestra pasión, nuestro gran compromiso, nuestra arma para luchar por la libertad. Y creíamos en ello. Y a lo mejor, hasta sirvió para algo.

novoa-4

¿Qué función crees que ha de tener el teatro para la sociedad de hoy?…
La que ha tenido siempre: ser un espejo de la realidad para que el espectador se enfrente con sus propias preocupaciones, contradicciones y problemas y tome partido. Y, por supuesto, entretener y divertir. El teatro debe hacer pensar, pero nunca aburrir.

novoa-5

¿En qué proyectos has participado durante el último año? Háblanos de ellos…
En teatro, antes de “Una vida robada”, hice “La noche de Max Estrella”, un apasionante montaje de Francisco Ortuño coproducido por Centro Andaluz de Teatro y por el Centro Dramático Galego. Nada más ni nada menos que “Luces de bohemia” con un solo personaje en escena, Max Estrella, y con el texto íntegro de Valle-Inclán, en las voces de todos los demás. En cine se han estrenado este año dos películas, “Las cartas de Málex”, de Carlos Reyes y “El amor ya no es lo que era”, de Gabi Ochoa y está a punto de estrenarse “El mal del arriero”, de José Camello. Y en televisión he grabado para las series “Gran Reserva”, “Con el culo al aire” y “El Príncipe”. Y cuatro cortos “Soledad” (Fran Moreno), “Dios” (Carlos Val), “42” (Joaquín Villalonga) y “Adiós, adiós” (María Toscana). No me puedo quejar.

novoa-6

¿Cómo surgió tu participación en Una vida robada?…
Grabando con Petra Martínez en “Gran Reserva” me habló de la obra, ella estaba muy cerca del proyecto, y me pasó el texto, me encantó. Petra me propuso y me eligieron. Tanto Juanjo Seoane, el productor, como Julián Fuentes, el director, querían trabajar conmigo y yo con ellos.

novoa-7

¿Cómo ha sido el trabajo con el director? ¿Y con el resto del equipo?…
Julián Fuentes es un director lúcido, profundo e intuitivo al mismo tiempo. Me interesó mucho su propuesta y me entregué a ella al cien por cien. Aparte de su espléndido trabajo con los actores, consiguió crear un ambiente de entusiasmo y colaboración que favorecieron en el proceso de ensayos mucho al montaje. En la última fase del proceso intervino también el autor, Antonio Muñoz de Mesa, quien de acuerdo con el director, aportó al montaje ajustes muy interesantes. Y en el escenario tengo la fortuna de compartir mi trabajo con esa maravillosa mujer que es Asunción Balaguer, tan llena de vida, de ilusión, de optimismo y de alegría; me admira su sentido de lo teatral, su naturalidad y cómo vuelca en su trabajo toda la bondad de su persona. También me he encontrado muy a gusto con Liberto Rabal con quien tengo menos presencia directa en escena, pero muy intensa y muy potente. Mi personaje, con quien se relaciona fundamentalmente, es con el que interpreta Ruth Gabriel. Hacía muchos años que tenía ganas de trabajar con ella y he tenido la suerte de hacerlo. Desde el primer momento nos entendimos maravillosamente. En escena. Ruth es una actriz que, además de su personalidad, su formación y su profesionalidad, trabaja siempre con la verdad, se arriesga para ofrecer sus sentimientos y es extraordinariamente generosa. Creo que hoy es una de las mejores actrices que tenemos en España.

novoa-8

¿Qué proyectos tienes entre manos?…
Aparte de “Una vida robada” que durará toda la temporada, y posiblemente continúe la próxima, en cine, en junio, rodaré en La Capadocia, en Turquía, con Paula Ortiz (“De tu ventana a la mía”) una maravillosa versión suya sobre “Bodas de sangre” que con el título “La novia” protagonizará Inma Cuesta. Y en televisión participaré en un par de series que aún no se han comenzado a emitir (“El Príncipe” y “El chiringuito”)

¿Cómo crees que están afectando los recortes y el aumento del I.V.A. a los proyectos de teatro?…
Están causando daños irreparables. La situación no es sostenible. Y se produzca o no el deseado cambio de ministro, lo que tiene que cambiar es la actitud del Gobierno hacia el teatro

La noche de Max Estrella - Producción del Centro Andaluz de Teat

¿Qué montaje que hayas visto últimamente, te ha interesado? ¿Por qué?…
De lo que he visto en la última temporada, lo que más me interesó, por su puesta en escena, la “Hécuba” de José Carlos Plaza; y por las interpretaciones de los compañeros, me quedaría con la Carmela, de Inma Cuesta, y con los monólogos de Alberto San Juan (“Autorretrato de un joven capitalista) y de Sergi López (“Non solum”).

novoa-9


UNA MUJER EN LA VENTANA EN LA SALA MIRADOR

El jueves pasado se presentó en la sala El Mirador de Madrid, la obra de Franz Xaver Kroetz, “Una mujer en la ventana”, traducida y adaptada por Manuel Heredia, dirección de Juan Margallo e interpretada por Petra Martínez. El último día en su casa, antes de irse a una residencia, porque han desahuciado el edificio y lo van a derrumbar, y hay que recoger y decidir que te llevas contigo de los enseres de toda tu vida y que conforman tus emociones y recuerdos. Una mujer mayor pasea por la casa y reflexiona sobre la Vida con mayúsculas. La sencillez, lo simple, lo cotidiano, lo que es reconocido y reconocible se hace arte en este monólogo en el que Petra se adueña del espacio y desgrana su monólogo con la tranquilidad que dan la experiencia y el talento, te la crees, se te mete en el corazón y en el alma y quisieras abrazarla. Jamás cae en el sentimentalismo, y te habla de esas mujeres fuertes y valientes que tienen que dejar todo su mundo para irse, en este caso a una residencia, pero bien pudiera ser el exilio o la inmigración o a la calle como tantas personas se ven obligadas a hacerlo. Una lección magistral de interpretación con esa personalidad alegre de Petra Martínez que nos hace reír y nos pone el nudo en la garganta. Una ovación larga para una delicia de función que al final te hace pensar, claro que sí.
Ángel Savín

una_mujer_en_la_ventana_sala_mirador_teatro_petra_martinez_juan_margallo_madrid


“La madre pasota” de Darío Fo y “Cosas nuestras” de Petra Martínez y Juan Margallo en el Teatro Arenal

El Teatro Arenal presenta “La madre pasota” de Darío Fo y “Cosas nuestras” de Petra Martínez y Juan Margallo, unidas en una sola obra bajo la dirección de Olga Margallo. Qué puedo decir ante la experiencia y el amor al teatro que se respira en el escenario y vuela por toda la sala empapando al público, de ese amor que se convierte en dicha durante una hora y pico. Por conocido que sea el texto de Darío Fo, La madre pasota sigue vigente y Petra Martínez nos hace reír y disfrutar, es ágil y jovial, es una actriz que vive el espacio teatral y esta como en su casa, cuando termina el monólogo de Fo, sube al escenario Juan Margallo y entonces comienza un juego entre los dos “Cosas nuestras: de nosotros mismos” donde nos cuentan cosas de la vida, del mundo del cómico, de la lucha por trabajar en este oficio que es tan hermoso y tan difícil, por todo lo que le rodea, es un auténtico espectáculo verlos a los dos en un mano a mano cotidiano, real y quién sabe si no es la verdad misma la que está en escena, que fuerza y que generosidad seguir amando el teatro como lo hacen, esto además crea oficio, que dure y que yo os siga viendo.
Ángel Savín

lamadrepasota3-jpg


“Todo por el dinero” de Antonio Gil y Zárate en la Compañía Nacional de Teatro Clásico

El teatro Pavón, sede la Compañía Nacional de Teatro Clásico, dentro de un ciclo de dramatizaciones, ha presentado ayer, bajo la dirección de Rosa Briones, “Todo por el dinero” de Antonio Gil y Zárate, en una rica versión de Ana Martín Puigpelat, y para gusto del espectador asistimos a una auténtica representación teatral, donde el hecho de que los actores llevaran el texto en la mano queda como una anécdota de la función, una ambientación acertadísima, moderna, de Jone González Sistiaga, una iluminación de Pedro Yagüe que recorre el espacio escénico generando ambientes y un espléndido vestuario hacen de la propuesta una auténtica representación, el ritmo de la pieza, que se adorna en las transiciones con la guitarra de Rainer Seiferth, genera una agilidad que convierte el verso de Gil y Zárate en una delicia, que en ocasiones nos lleva a la carcajada. Los actores soberbios, Francesco Carril, guapo galán, vivo y fresco, Petra Martínez, para llevársela a casa, Helio Pedregal magnifico, y Marian Arahuetes, Marcial Álvarez y Ángel Solo siempre al quite, que elenco tan estupendo, Rosa Briones que lleva la batuta, conocedora del teatro clásico como lo es, reivindica y eleva la comedia a un cielo que nos hace concebir esperanzas de que el teatro clásico sigue siendo una buena apuesta para hacer TEATRO con mayúsculas.
Ángel Savín

por dinero