Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

Entradas etiquetadas como “William Shakespeare

«Ricardo III» en el Teatro Español

Eduardo Vasco lo tiene muy claro: «El mundo está vuelto del revés, tiene la cabeza donde tiene que tener los pies». Así es. Este montaje en el que se nos muestra la condición humana a través del mismísimo diablo encarnado en Ricardo III gracias a Arturo Querejeta, es una pequeña joya que necesita de un público que la arrope y la admire. Vasco ya tiene experiencia tras cinco montajes de Shakespeare en recrear el mundo de las intrigas, emociones y contradicciones que se nos propone en las obras de El Bardo de Avon.

Un montaje brillante con escenografía sencilla, a base de mostrar y ocultar maletas y baules y de telas nos sumerge en la sanguinolenta mente del duque de Gloucester, que aspira a ser rey de Inglaterra, y lo consigue tras ir dejando a su paso los cadáveres ensangrentados, no solo de sus enemigos, son también de amigos y parientes traicionados. Todo tiene sentido en el montaje, hasta regalar un reino por un caballo dentro de una batalla naval… porque el sinsentido, el mundo del revés es el producto de la maldad producida por la mente humana…y aquí se demuestra que hay mucha.

Y hablando de sinsentidos… ¿Cómo puede ser que el teatro no se llene, no se regale, no se comparta y las calles estén llenas de Ricardos en busca del regalo navideño perfecto?

Luis Mª García Grande

ricardo-iii

 


Trabajos de amor perdidos en los Teatros del Canal

Actualmente podemos ver en los teatros del canal la obra “Trabajos de amor perdidos” de William Shakespeare, una propuesta enmarcada en una comedia burlesca que invade la vida de estos personajes. Con una puesta en escena interesante, vemos como la escenografía retoma pinceladas de los nuevos diseños de este siglo XXI, sin dejar pues, de trasladarnos a aquellas incesantes ocurrencias que enmarca este texto. La energía que se desprende se ve transformada en un canal comunicativo que abren al espectador una respuesta a modo de carcajada. Así pues, podemos añadir que perdernos por los amoríos de estos seres es una buena forma de acercarnos a aquellos clásicos que poco tienen que ver con antiguos, pues la realidad es que aquellos valores viajan hasta nosotros de manera directa, solo que en este caso, la comedia nos sirve de barco para navegar y acabar perdiendo el norte.
https://entradas.teatroscanal.com/janto/?Nivel=Evento&idRecinto=TDC&idEvento=TRABAJOSTC2016
África Animú

trabajos-de-amor-perdidos

 


Sueños y visiones del rey RICARDO III De William Shakespeare en el Teatro Español

¿Es posible encontrar la emoción sanadora, allí donde residen las palabras más dolorosas y terribles? ¿Nos sentimos transportados, fascinados, al contemplar la devastación total? ¿Qué hay allí, en la frontera entre la razón y el desvarío? ¿A qué desoladas playas del misterio nos arroja? ¿Por qué el dolor está tan cargado de hermosas palabras? ¿Es posible que, en lo más profundo de la tragedia, allí donde el ser humano ha sido arrastrado por el caos, el miedo, la angustia, la turbación máxima, sople una brisa depurativa y se escuche una catártica y embriagadora letanía de mujeres bañadas en duelo? ¿Queda algo tras la destrucción brutal, tras el paso del más feroz huracán emocional? ¿Es posible encontrar respuesta allí, donde algo se rompió en nuestras entrañas, allí, donde habita la enfermedad, el más desgarrador trauma, la deformación? ¿Es posible encontrar allí, un momento de conciencia total y definitiva?. Todas estas preguntas se ha hecho el director de escena Carlos Martín para abordar este clásico de Shakespeare en versión de José Sanchís Sinisterra, creando una propuesta de atmósfera opresiva y desasosegante.
Adolfo Simón

ricardo3


Medida por medida de Declan Donnellan en el CDN

William Shakespeare es el mayor dramaturgo de la historia del teatro porque su obra es de una complejidad fantástica y al tiempo, nos cuenta la vida de forma sencilla, como un cuento. Esto hace que cada vez que un equipo artístico se enfrenta a sus textos, tenga que mantener el equilibrio entre la complejidad y la sencillez, de otro modo, fracasará totalmente en el intento de llevar sus piezas a la escena. Declan Donnellan hace fácil lo difícil, en esta ocasión con la compañía que ha creado en Rusia. Ha conseguido que desarrollen un lenguaje propio con el sello de Donnellan que nunca es el mismo, no tiene un molde para el éxito, tiene la curiosidad de cómo traducir y expresar, para el espectador de hoy, las grandes obras de la literatura dramática, en este caso ha sido Shakespeare pero podría ser Jarry como ocurrió el año pasado. En esta ocasión crea un paisaje con los actores y los mueve en escena como piezas de un juego que ha inventado, donde la trama va desarrollándose ante los ojos del espectador, haciendo que una historia compleja nos llegue como si de un cuento para niños se tratase.
Adolfo Simón

medida


Otelo de William Shakespeare en el Teatro Bellas Artes

Nadie duda de la modernidad de William Shakespeare por eso se sigue representando una y otra vez sus obras en todos los teatros del mundo. Y siempre sobrevive a cualquier lectura y a menudo descubrimos una visión novedosa sobre sus tramas. Otelo siempre se ha llevado a escena como la historia de ese moro celoso que mataba de forma brutal a Desdémona. Pero como en toda gran obra, si se lee entre líneas, podemos descubrir muchos matices y capas que nos mostrarán la complejidad de los seres que habitan esa ficción que no es más que un reflejo de la realidad. La propuesta desde la adaptación de Yolanda Pallín y la dirección de Eduardo Vasco, crea un pulso de poder y locura entre Yago y Otelo que resulta muy interesante, creando una situación donde hay más coralidad en la obra que en otros montajes que ahora mismo recuerde. Y además, se hace hincapié en que la mujer es una víctima de los excesos de ambición y poder de los hombres; si un hombre mira todo lo que hay a su alrededor como objetos, no será feliz y hará desgraciado a su entorno. El espacio es sencillo y simbólico y por él transitan los actores en un trabajo ensamblado donde todos forman el puzle perfecto para contar este drama histórico con gran eco actual.
Adolfo Simón

otelo


LA NOCHE Y EL DÍA DE LOS MUSEOS, QUE SE CELEBRAN EL 17 Y 18 DE MAYO

In Verona veritas se podrá ver el domingo 18 de mayo en la casa Museo Lope de Vega. El público será testigo de la conversación que William Shakespeare y Félix Lope de Vega mantienen sobre la leyenda medieval italiana que inspiró a ambos para escribir sus obras Romeo y Julieta y Castelvines y Monteses, respectivamente.

Lugar: Casa Museo Lope de Vega

Dirección: Cervantes, 11

Municipio: MADRID
Más info en: http://www.madrid.org/agenda-cultural

casalope


Exposición: William Shakespeare dibujado en el Museo ABC

Pablo Márquez ha creado dos series de dibujos a partir de las obras La Tempestad y El sueño de una noche de verano.
Más info en: http://www.abc.es

sueño


Mucho ruido y pocas nueces de William Shakespeare…adaptación al cine de Joss Whedon

Título: Mucho ruido y pocas nueces
Director: Joss Whedon
Género: Cine independiente
Reparto: Amy Acker, Alexis Denisof, Nathan Fillion, Clark Gregg, Reed Diamond, Fran Kranz, Jillian Morgese, Sean Maher, Spencer Treat Clark, Riki Lindhome, Ashley Johnson, Emma Bates y Tom Lenk
Novela original: William Shakespeare
Guión y música: Joss Whedon
Estreno: 20.12
Venta de entradas: http://www.entradas.com

MuchAdo_Stills2


3 proyectos, 3 encargos. Apuntes e impresiones.

magdaMi trabajo es mi manera de conocer el mundo, de pensarlo. Cada proyecto, tanto si se trata de un encargo como de un proyecto personal –he descubierto que eso no importa- se convierte en una herramienta, un instrumento para acercarme a algo que desconozco. No suelo tener esto presente cuando empiezo, imagino que no me serviría de nada, más bien me bloquearía. Comienzo a tientas y a tientas avanzo, fiándome de vagas intuiciones. Un día me sorprendo, sucede el descubrimiento y entonces me doy cuenta, comienzo a comprender algunas cosas. Así es, más o menos, como sucede. Aunque a estas alturas una sabe que por deformación profesional es fácil que se cuele algo de fábula en estas reflexiones. En cualquier caso, tanto si estos apuntes e impresiones son mis fabulaciones como si son otra cosa, me sirven para consignar fragmentos de lo pensado y aprendido con los tres apasionantes encargos que he realizado esta temporada: El lector de Romeo y Julieta, Mano a mano y Cuentos sin motivo aparente.

Los tres trabajos están ligados a tres espacios muy diferentes: el salón de una casa para El lector de Romeo y Julieta, un teatro para Mano a mano y un museo para Cuentos sin motivo aparente. Los lugares hablan, invitan a jugar de diferente manera, proponen relaciones. La casa impuso cercanía, intimidad, la experiencia del voyeur. El teatro, que asumió su condición de espacio de comunicación, sirvió para contar problemas de comunicación. El museo propuso un recorrido, una invitación a jugar con la distancia y el punto de vista. Los espacios dieron sentido y forma.

Uno. El lector de Romeo y Julieta
José Luis Sáiz me invita a revisar la obra de Shakespeare desde un personaje implicado en la tragedia: Fray Lorenzo. Entre los dos elaboramos la dramaturgia. El salón de su casa se convierte en “Sexto derecha”, un lugar de representación. En un primer momento, lo evidente (y divertido) es que un amigo me invita a jugar a su casa. Luego, la casa es lugar de trabajo, y José Luis, el actor generoso y arriesgado con el que me acerco por primera vez como directora a ese autor prodigioso e inagotable que es William Shakespeare. En el proceso, preguntas, descubrimientos, placer.
Seguir a Fray Lorenzo en Romeo y Julieta significa seguir a un hombre bueno que comete errores. Un insensato con buenas intenciones y sin fuerzas. Los grandes personajes de Shakespeare urden tramas, actúan y se observan actuar, reflexionan sobre lo que hacen. Fray Lorenzo urde una trama, una red en la que quiere atrapar a Montescos, Capuletos, a Verona. Pero es un mal dramaturgo, su propia red le atrapa, le falta grandeza para darse cuenta y actuar en consecuencia. Nuestro Lector percibe todo esto y decide poner a prueba al personaje, jugar con él, sin saber que, al hacerlo, está él mismo cayendo en otra red. La lectura de la obra se convertirá para el Lector en una toma de conciencia. ¿Quién es este Lector? ¿Qué hacemos para hablar acerca de lo que no podemos hablar? Harold Bloom dice en su Shakespeare. La invención de lo humano que las obras le leen mejor de lo que él las lee. Eso es lo que sucede en El lector de Romeo y Julieta.

magda-1

Dos. Mano a mano.
Otro amigo me invita a jugar. Miguel Cuerdo me propone hacer un espectáculo de narración oral y lengua de signos junto a un artista sordo. No se trata de contar y traducir, me dice, “me gustaría que hicieras otra cosa”. Acepto. Tengo una sensación de lo que quiero, pero –y esto es curioso para alguien que se dedica precisamente a comunicar, a contar- me cuesta trabajo expresarlo con claridad. Menos mal que llamo a Eugenia Manzanera para dirigir. Su visión es esencial, su talento para la comedia, impresionante. Antes de comenzar los ensayos leo “Veo una voz” de Oliver Sacks. Gracias a él me doy cuenta de lo poco que sé. Inés Enciso, una de las productoras, me dice que no solemos definirnos por nuestras carencias, por lo que no sabemos hacer, sino por nuestras potencialidades, por lo que sí sabemos. Esa reflexión se convierte en un eje del trabajo. En el espectáculo, mis carencias y las de Christian Gordo, el artista sordo con el que trabajo, están al mismo nivel, jugamos con ellas. No hay drama. Hay una tarea que llevar a cabo juntos y hay problemas que resolver. La belleza y la alegría surgen de lo que cada uno sabe hacer mejor y de las dificultades superadas. El espectáculo cobra forma. La esquemática selección de textos se ha convertido en otra cosa gracias a la hermosura de los gestos de Christian, la impresionante capacidad de Eugenia para el humor, las luces de Juanjo Llorens que convierten el espacio en algo parecido a una pista de circo transformando lo que hacemos en una proeza, un juego de equilibrios en el alambre de la comunicación. Todo encaja. Contamos cuentos, contamos lo complicado que resulta entendernos y lo divertido y enriquecedor que resulta intentarlo. Contamos el maravilloso poder liberador de la risa y el juego.

magda-2

Tres. Cuentos sin motivo aparente.
El CA2M me propone contar cuentos en la exposición Sin motivo aparente. Una exposición sin concesiones. A primera vista, obras herméticas, ásperas. Yo debo tender un puente sin traicionarlas. Jugar con ellas sin imponer mi juego como el único posible. Tengo que mostrar un camino entre muchos, una manera entre otras de jugar, leer, entender, interpretar. Cada obra puede ser tanto la respuesta a una pregunta no formulada como una pregunta sin respuesta.
Escojo seis que me atraen por su hermetismo, o porque sí, o por su humor y su poesía. En algunos casos su poder de seducción me resulta inexplicable. Pero lo cierto es que en todas ellas descubro un juego escondido. El recorrido que propongo implica un uso del espacio diferente en cada una. También una distancia distinta y un uso de los sentidos diferente. Me doy cuenta de que lo que hago es imaginar para que otros imaginen. Supongo que el arte es, a ratos, simplemente eso. Si ahora tuviera que ponerle título seguramente no sería el mismo. Utilizaría un verbo, no un sustantivo, Contar sin motivo aparente, o incluso Jugar sin motivo aparente. Respondería mucho mejor a lo que siento en la visita cuando cuento lo que las cosas me cuentan, cuando juego con ellas.

magda-3

De un tiempo a esta parte soy muy consciente de lo que el arte tiene de juego. Los tres proyectos son tres juegos. Artefactos para indagar, para conocer. En un folleto leo una cita de Jung, “la mente creativa juega con el objeto que ama”. Dejarse enamorar por un objeto, una idea, una emoción, o hasta por una vaga sensación, y luego jugar. Es eso y ya está.
magda-4Magda Labarga


Yo soy Don Quijote de la Mancha de José Ramón Fernández en el Teatro Español

Estoy seguro que en Inglaterra, acudir al teatro para ver a Laurence Olivier en cualquier obra de William Shakespeare, debía ser un acontecimiento. En Madrid, hemos tenido ocasión durante unas semanas de ver a José Sacristán interpretando a Don Quijote, un privilegio para los amantes del teatro. Yo soy Don  Quijote de la Mancha es una dramaturgia de José Ramón Fernández a partir de la espléndida obra de Miguel de Cervantes. Esta genial obra contiene probablemente pasajes que podrían corresponder a discursos de otros textos y grandes personajes de la historia de la literatura, en ella está contenido probablemente lo que corresponde a nuestra memoria, a nuestro presente y tal vez al incierto futuro frente a los molinos que cabalgan hacia nosotros. José Sacristán está en el momento artístico perfecto para interpretar al que probablemente, sea el más grande de nuestros personajes de ficción, también está en sazón para hacer otros grandes personajes y es una pena que ningún productor se lo proponga. Yo soy Don Quijote de la Mancha juega con el teatro dentro del teatro que permite ver la obra de Cervantes  desde una mirada de hoy, dejando  que se cuele, entre líneas,  otro tiempo en el escenario…para desembocar en una pregunta…¿Y si Don Quijote fuese mujer?…

Adolfo Simón

Representación de 'Yo soy Don Quijote de la Mancha'


Forests, basado en la obra de William Shakespeare en Una mirada al mundo-CDN

Forests, basado en la obra de William Shakespeare en Una mirada al mundo-CDN, dirigida por Calixto Bieito
El teatro siempre ha sido esa Torre de Babel en la que los cómicos se entienden mucho más allá de las palabras…El Teatro es, en sí mismo, un país, el de la creación. En Forests, se crea ese territorio de nadie para la expresión, ese desierto crudo y fascinante que han de atravesar los cómicos durante el proceso y el público en cada respresentación. A partir del encargo realizado a Calixto Bieito para construír un espectáculo sobre Shakespeare y participar en la Olimpiada Cultural de Londres, éste se alió con el dramaturgo Marc Rosich para seleccionar textos e imágenes con los que bombardear a un grupo de actores catalanes e ingleses, con el objetivo de elaborar el paisaje abstracto, con tintes de absurdo que finalmente es Forests, un lugar que parece al principio el paraiso y que al final termina siendo el infierno…a fin de cuentas, los espacios esenciales de la vida y del hombre. Hay que agradecer que se propicien estos lugares físicos y mentales para el pensamiento y la creación, es una oportunidad hermosa para que los artistas crezcan y se expresen…y para que el patio de butacas sienta que le facilitan alas para imaginar.
Adolfo Simón


Muestras en Sevilla y Madrid

XVII EDICIÓN DE LA MUESTRA DE TEATRO DE LAS AUTONOMÍAS-Madrid

Patrocina: INAEM. Organiza: CBA
[entrada 15€ • socios 12€ • Precios especiales para grupo a partir de 8 personas 10 € ]

RICARDO III, de William Shakespeare
ATALAYA (Andalucía). 01.11.12 > 04.11.12. 20:00 h. Teatro Fernando de Rojas. Función matinal el 3 de noviembre a las 11:00 h.
Ricardo III es la historia de un príncipe criminal que, con objeto de ganarse el reino, asesina sin remordimiento hasta a sus seres más cercanos. La obra disecciona con precisión extrema la ambición, el anhelo de poder y cómo pueden llegar a corromper hasta la última fibra del alma humana.
Premio Nacional de Teatro 2008.

LA DECISIÓN DE JOHN, de Mike Bartlett
TEATRO DEL NOCTAMBULO (Extremadura). 22.11.12 > 23.11.12. 20:00 h. Teatro Fernando de Rojas
John se ha tomado unos días de descanso en la relación con su novio, H, y conoce por casualidad a M, una chica por la que siente una inesperada atracción sexual que le llena de confusión.
Premio Olivier 2010 a la mejor producción en The Royal Court de Londres.

MANUAL DE BRICOLAJE, de Miguel Romero Esteo
TEATRO DEL GATO (Andalucía). 24.11.12 > 25.11.12. 19:30 h. Teatro Fernando de Rojas
Un texto divertido con situaciones disparatadas protagonizadas por personajes con mucha entidad escénica, una pieza con trasfondo autobiográfico en el que la ironía del autor hace que el espectador se mantenga siempre sonriente e hipnotizado.
Premio Nacional de Literatura Dramática 2008 (Ministerio de Cultura).
Premio Luis de Góngora 2008 (Consejería de Cultura, Junta de Andalucía).
Premio Europa de Teatro 1985 (Consejo de Europa).

ACTIVIDADES SEMANA ROMERO ESTEO. PRESENTACIÓN TARTESSOS, OSCAR CORNAGO
20.11.12. 19.30 h. Sala Valle-Inclán.
[entrada libre hasta completar aforo]
Organiza: CBA. Colabora: El gato Cultural, MLK
La presentación correrá a cargo de Oscar Cornago, investigador del CSIC y contará con la participación de los componentes de Teatro del Gato. A continuación se proyectará el documental –El Tartessos, de Schulten- de José Antonio Hergueta, productor de MLK. Se abrirá un debate sobre ciencia, ficción, creatividad… a cargo de Fernando Wulff, catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Málaga.

 

 

 

 

V MITIN y IV CENIT en ATALAYA-Sevilla
Del 9 al 11 y del 23 al 25 de noviembre celebraremos el V MITIN (Muestra Internacional de Teatro de Investigación) donde destacamos la presencia de la mítica compañía latinoamericana Teatro de los Andes, con la obra “Hamlet de los Andes”. Además vuelven las producciones de TNT, “Aleluya Erótica”, una de las triunfadoras de la XVII Bienal de Flamenco de Sevilla, y “Celestina, la tragicomedia”, elogiada unánimemente por de la crítica, siendo uno de los espectáculos más destacados del Festival de Almagro.

Otras compañías a destacar son la compañía Malayerba (Ecuador) con la obra “Instrucciones para abrazar el aire” dirigida por Arístides Vargas o la actuación de Karunakara Nari, compañía de Teatro de Kathakali (India).

Igualmente se llevará a cabo el IV CENIT (Certamen de Nuevos Investigadores Teatrales) del 15 al 18 de noviembre, cuya apertura correrá a cargo de la compañía catalana Los Corderos, con la obra “El silencio de los tristes”, ganadora de la edición pasada. Podéis leer la información completa en http://atalaya-tnt.com


Noche de Reyes de William Shakespeare en el Teatro de la Abadía

Noche de Reyes de William Shakespeare dirigida por Eduardo Vasco en el Teatro de la Abadía
A menudo se nos olvida a los espectadores y a los que hacemos teatro que el escenario ha de ser un lugar de juego y placer…A menudo se nos olvida que si no se hace teatro con pasión y entrega, no vale la pena subirse a la escena. William Shakespeare escribió unas tragedias inmortales pero también escribió unas comedias deliciosas y a través de todas sus obras nos hace reflexionar sobre la condición del ser humano…Con lágrimas o risas consigue que entendamos un poco mejor el absurdo de nuestro tránsito por el mundo. En Noche de Reyes, hay mucho enredo y juego de identidades: La esencia del teatro…Esto se puede hacer desde un planteamiento denso o se puede hacer desde el divertimento y no por ello dejar de profundizar en lo que el autor nos plantea. Eduardo Vasco vuelve a ponerse al frente de su Compañía Noviembre Teatro tras la época en que dirigió la Compañía Nacional de Teatro Clásico y lo hace acompañado de un grupo de cómplices…Yolanda Pallín, Miguel Ángel Camacho, Lorenzo Caprile y un grupo de actores de larga trayectoria escénica. Todos juntos han asumido la misma consigna…Vamos a disfrutar al máximo…y se nota, hay una complicidad en escena, una escucha y un respeto profundo por la comedia shakespeariana que la convierte en una delicia para todos los que asistimos a la misma desde el patio de butacas, haciéndonos disfrutar del maravilloso juego del teatro.
Adolfo Simón


Mujeres de Shakespeare de Rafael Álvarez «El brujo» en el Teatro Cofidis

Teatro Alcázar-Cofidis
“Mujeres de Shakespeare”
Interpretación y dirección: Rafael Álvarez

Decir…”Se estrena una nueva propuesta de El brujo…” ya es garantía de una buena sesión de comunicación teatral…Aunque uno sabe qué se va a encontrar al acudir a ver a Rafael Álvarez, no puede evitar ir de nuevo…Da igual la excusa…en realidad, cada temporada es necesario recibir una nueva dosis de encantamiento escénico de El brujo…Aparentemente se escribe la obra durante la representación, con el tintero del público…pero todo lo que en escena parece fruto de la casualidad, en realidad es el resultado de muchas horas de escenario. Rafael Álvarez maneja a la perfección la narración clásica cruzada de la actualidad más rabiosa…Provoca la risa constante para dejarnos el paladar con sabor a hiel…Aquí, en Mujeres de Shakespeare, en un espacio ritual y con solo un violín como compañía, recorre el tiempo del bardo y el nuestro, consiguiendo que aquellas mujeres de ficción nos permitan conocernos mucho mejor a los ciudadanos de hoy. Nadie duda que tendrá un encuentro sagrado teatral al acudir al rito de El Brujo…una de las más antiguas experiencias…un actor frente al auditorio: El TEATRO.
Adolfo Simón


Enrique VIII de William Shakespeare en los Teatros del CANAL

Teatros del CANAL
“Enrique VIII”
Autor: William Shakespeare
Dirección: Ernesto Arias

Enrique VIII es la obra menos representada de William Shakespeare, en nuestro país probablemente este ha sido el estreno oficial y tal vez hay razones para que así haya sido… Es una obra cargada de información y con poca acción, sobre todo en la segunda parte cuando se lleva a cabo el juicio. Esto dificulta la tarea de todo el mundo implicado en la producción…Hay que crear una escenografía que facilite la posibilidad de muchos espacios sin cambios aparatosos y esto a veces obliga a dejar demasiado indefinidos los lugares… Hay que conseguir un reparto homogéneo que además permita dobletes porque son muchos los personajes que aparecen y no siempre se consigue ese equilibrio actoral y sobre todo, hay que conseguir que la obra no parezca una historia museística y para ello, la versión es esencial, es preciso ir al eje de la obra aunque se pervierta lo que propone Shakespeare, sobre todo si se le quiere dar contemporaneidad y para que esta no quede solo en el detalle de que se asoma el vestuario actual de los actores por debajo de los ropajes clásicos; muy poco acertados en casi todos los casos. Cuando hay un material tan complejo al que poner en pie, hay que usar el bisturí fino para pulir y ajustar todo; para crear climas y mundo particulares hay que iluminar con detalle y aquí la luz, en general, dejaba demasiado abiertos los espacios dramáticos. Lo que está más cuidado es el trabajo actoral, probablemente porque Ernesto Arias tiene, en realidad, una trayectoria solida como actor y conoce bien los mecanismos de la interpretación. En la escena final, cuando la reina enloquece en medio de ese paisaje de personajes fantasmagóricos, empieza a abocetarse lo que habría sido una propuesta de dirección personal, más allá de lo que el autor dicte en sus acotaciones.
Adolfo Simón