Revista digital de Artes escénicas -Año 9º-

Entradas etiquetadas como “Fernando Fernán Gómez

Tamar Novas: El teatro para mí es una forma de mantenerme vivo y despierto

tamar¿Cómo fueron tus inicios en el teatro?…¿Realizaste otras facetas además de la actuación?…
Yo empecé a trabajar como actor con 11 años en “La lengua de las mariposas”, una película de Jose Luis Cuerda, con Fernando Fernán Gómez. Entré en el cine por casualidad. Tras “Mar Adentro” empecé a formarme como actor y compaginaba mis estudios en la universidad. Mi primera experiencia en el escenario fue con “La noche justo antes de los bosques”, un monólogo de Koltés, dirigido por Carlos Neira, el primer maestro de teatro que tuve en Santiago de Compostela. Al empezar pronto y por la suerte de haber tenido trabajo regular como actor, no he tenido la experiencia de ningún otro oficio. Mis otras facetas están relacionadas con el audiovisual (algunos cortos que dirigí en la facultad, banda sonora, montaje…)

tamar0

¿Qué es el teatro para ti?…¿Por qué haces teatro?…
El teatro para mí es una forma de mantenerme vivo y despierto, una diversión y un oficio que cultivar, una forma de sentirme útil y al servicio de algo que hasta ahora ha tenido mucho sentido en mi vida.

¿Qué balance harías sobre tu trayectoria?…
Me he balanceado con mucha fortuna, he trabajado con mucha gente que admiro y de la que he aprendido muchísimo… pero espero que queden aún muchas aventuras profesionales interesantes, acabo de empezar!.

tamar1

¿Qué función crees que ha de tener el teatro para la sociedad de hoy?…
Creo que el teatro es una necesidad, y por tanto cumple una función vital para las personas. El teatro puede servir para despertarnos, agitar conciencias o dar luz sobre asuntos que están más en la sombra. Yo disfruto del teatro cuando un espectáculo me entretiene, o me acerca realidades que desconocía. Pero lo más especial y difícil para mí en el teatro, sea como espectador o actor, es sentir que la vida misma está presente en una sala, que puede ocurrir cualquier cosa y que público y actores comparten un espacio común en el que viajar. Creo que esa sensación es un misterio que merece la pena.

tamar2

¿En qué proyectos has participado durante el último año?…Háblanos de ellos…
No puedo estar más contento, he participado en el CDN con “El viaje a ninguna parte”, que fue una experiencia maravillosa (una pena no haber podido llevar este espectáculo a otras ciudades), después he rodado con Gerardo Herrero “La playa de los ahogados”, que se estrenará próximamente, “Códice”, de Jorge Casinello para la TVG y “Un otoño sin Berlín”, ópera prima de Lara Izagirre, con Irene Escolar, Ramón Barea y Paula Soldevilla, entre otros. Ahora estoy a punto de empezar a grabar una serie que tiene un repartazo y una gran historia…, además de estar con “Hambre, Locura y Genio”.

tamar3

¿Cómo surgió tu participación en el montaje de Hambre, locura y genio…?…Háblanos de este trabajo…
En los últimos años he tenido la inmensa fortuna de trabajar en varios montajes con Juan Carlos Corazza. Ha sido y sigue siendo mi maestro. Que siga contando conmigo es una alegría para mí, porque con cada trabajo noto un crecimiento enorme como actor, además de tener espacio para trabajar en la música, y aprender de todo el proceso. El trabajo con él es una investigación continua, con una libertad absoluta dentro de un lenguaje y dirección muy específica. Hay una participación colectiva constante de todo el equipo durante el proceso de creación. La imagen más clara que me viene para explicar el proceso es la de una orquesta cuyos músicos tienen espacio, no sólo para aportar y tocar como más les gusta, sino para ensayar y cambiar continuamente, en búsqueda de respetar al máximo la partitura, en este caso de Strindberg, con dos obras cortas de gran complejidad. No hay muchas ocasiones como actor ni espectador de acercarse a este autor, y de esta manera, no sólo porque es compleja, sino porque es un alimento y disfrute inmenso para el actor.

tamar5

¿Cómo creas tus personajes?…¿Tienes un método?…
Cada trabajo y circunstancias son un mundo, pero lo fundamental para mí es respetar la obra, encontrar y cumplir la misión que tiene mi personaje en la historia y ponerme al servicio de que sea un trabajo vivo. Y eso, por lo menos a mí, me requiere mucha dedicación y entrega, por eso uno de los pasos fundamentales es enamorarme del proyecto y estar bien acompañado.

tamar6

¿Cómo crees que están afectando los recortes y el aumento del I.V.A. a los proyectos de teatro?…
Creo que es devastador, y sobre todo, poco inteligente.

¿Qué montaje que hayas visto últimamente, te ha interesado?¿Por qué?…
De las últimas cosas que he visto lo que más he disfrutado es “The valley of astonishment”, de Peter Brook. Disfruto siempre de sus montajes porque hay mucho juego, sencillez, y sobre todo porque todo está muy vivo.

tamar7

¿Proyectos?…
Viajar a Mexico con “Hambre, locura y genio”, tengo unas ganas enormes. Empiezo a grabar una serie para TVE , y tengo una película para después con una historia, reparto y director magníficos… No puedo contar nada más de ninguno de estos dos proyectos…

tamar8

¿Alguna sugerencia para seguir creando en tiempos de crisis?…
Apostar por lo que creemos que es bueno para la gente, aunque suponga un riesgo, en la medida que cada uno pueda, claro…tamar9


El viaje de ninguna parte de Fernando Fernán Gómez en el CDN

Fernando Fernán Gómez fue un hombre de teatro total, amó la escena profundamente y por eso, en muchas de sus obras hay homenajes a los cómicos, ese mundo que conoció profundamente y sobre el que tenía una visión objetiva. Creo que sus novelas y películas son muy teatrales, lógico si han sido creadas por un cómico de la legua…¿no?. El viaje a ninguna parte no había sido escenificada hasta ahora en una producción oficial y en ella habla de sus experiencias personales, es casi su autobiografía teatral y vital. Y al hablar de su vida, nos habla del teatro en mayúsculas y de rebote, de la vida. Esta obra no solo interesa a los cómicos, puede servir a todo tipo de público para conocerse mejor y entender cómo fue un tiempo que no es tan distinto al que vivimos hoy; desgraciadamente, todo se repite, la historia es un bucle y si no…Ahí está el comentario que hace un personaje… “¿Qué tiene el gobierno contra los cómicos?”. Pues los cómicos somos esos gitanos sin país ni bandera que vamos vagando por los caminos, esperando a que aparezca un interlocutor con el que interactuar y expresarnos libremente…y eso no se perdona, por eso el teatro es lo primero que prohíben las dictaduras, por eso el poder trata de manipularlo o enjaularlo. A veces lo consigue, nos arrinconan en callejones sin luz ni aire, pero terminamos trepando por las paredes para huir hacia las estrellas. Pero en este viaje a todos los lugares, también nos habla el autor de las mediocridades del ser humano, del precio que hay que pagar por estar envenenado de un oficio imposible. Y nos enseña que, al final, no somos tan diferentes al carnicero o la florista, somos carne de contradicción, irremediablemente suspendidos en el precipicio de la razón. Los cómicos, la mejor familia y por tanto, el peor de los infiernos. Y en el montaje está todo esto, la vida atravesando páramos, durmiendo y actuando los actores entre matojos o en barrancos. Una propuesta dura, acorde con lo que se plantea en la obra, con unos actores jugando escena tras escena, quitándose un gorro para ponerse otro y convertirse así, en alguien distinto…Qué bello es ver como la vida se tropieza con el teatro. Y al final…¿final?…Ese hermoso telón rojo cayendo sobre la noche sin estrellas…mientras canta María Dolores Pradera…Camínenos.
Adolfo Simón

EL-VIAJE-A-NINGUNA-PARTE-6-Foto-David-Ruano1


Núria Gallardo hace, en esta entrevista, un recorrido por su ya larga trayectoria.

Núria Gallardo hace, en esta entrevista, un recorrido por su ya larga trayectoria.

Aunque parezca mentira… ¿Llevas cuántos años trabajando?…

Muchos, afortunadamente… Empecé a los 8 años en TVE haciendo un “Estudio 1” llamado “Almudena o Historia de sus personajes”. Sumando, sumando casi 37 años trabajando. Y espero que sean muchos más.

Me gustaría que hicieras un recorrido por ese tiempo…y cuéntame tu experiencia en alguno de los proyectos, vale?…

Uff… Sería muy largo pero te puedo decir que he trabajado con directores maravillosos. Desde Pedro Amalio López, Alfredo Castellón o Manolo Gutiérrez Aragón en televisión; Fernando Fernán Gómez en cine; o Jesús Cracio, Lluís Pascual, Calixto Bieito, Juan Carlos Pérez de la Fuente, Amelia Ochandiano, Miguel Narros o José Carlos Plaza en teatro, entre otros.
Mi primer director de teatro fue el maravilloso José Luis Alonso, qué te voy a contar… maestro de maestros… y he trabajado con actores de la talla de José Bódalo, Guillermo Marín, José María Rodero, Carlos Lucena, Manuel Galiana, Carlos Hipólito, Helio Pedregal, Blanca Portillo, Marisa Paredes, Chema Muñoz, Luisa Martín… He tenido y tengo la suerte de trabajar con tres generaciones diferentes: la de mis padres, la mía y la nueva generación.
Siempre que me embarco en un proyecto me entrego con toda el alma. Cada uno de ellos ha tenido su momento, pero lo que sí te puedo decir es que con los años aumenta la responsabilidad y las mariposas en el estómago antes de salir al escenario.
En el periodo de la infancia, el trabajo era para mí algo que se acercaba más al juego; mientras mis amigas jugaban con muñecas yo lo hacía con personajes…; entre los 12 y 14 años esta profesión se definió como lo que más me gustaba hacer en el mundo, mi futuro; fue cuando el teatro entró en mi vida y a partir de entonces empecé a estudiar, a prepararme, a continuar con mi formación hasta ahora….

¿Has tenido la tentación de escribir o dirigir alguna vez?…

Sí, he dirigido en 6 ocasiones y es algo que me apasiona. Y, si tengo la oportunidad, me gustaría seguir haciéndolo.
La última fue “La casa de Bernarda Alba” de F.G.Lorca y antes en Ibiza con producción de Antonio Cantos dirigí “La Ley De La Selva” de Elvira Lindo. Y previamente, “Faustina; Madre De Alejandro Casona” de Pilar Murillo; “Trío De Dos” de Jesús Alonso; “En Todas Las Nubes Hay Un Dragón” de Javier Albalá y “La Soledad Del Actor” de Joaquín Casares.
En cuanto a escribir, ya me gustaría…. Hago mis pinitos con mis niños en el Programa de Voluntariado de Cruz Roja para Centros de Día Infantil escribiendo obritas cortas para fin de curso y Navidad… pero son palabras mayores.

 

¿Qué te hace decidirte a la hora de participar en un proyecto?…

El texto, el personaje, el director, los compañeros… lo que la historia nos quiere contar,… todo un poco. Pero lo más importante es que me enamore del proyecto que se va a crear porque es/será una parte de mi vida durante un tiempo y hay que darlo todo, tengo que estar enamorada… jajaja.
He tenido mucha suerte ya que tanto las obras que me han ofrecido como los directores con los que he trabajado han sido de lujo y con ofertas como éstas es fácil enamorarse…
Además cada una de ellas ha surgido en el momento justo para hacerme seguir creciendo como profesional y como persona.

¿Qué pasa con la televisión y el cine con Núria Gallardo?…

Eso me pregunto yo,….. Y mira que les tiro los tejos… y ellos ni caso!!!
Bromas aparte, supongo que hubo un momento en mi vida en el fui encadenando un montaje tras otro de teatro y cuando me di cuenta ya se habían olvidado de mi. Ya sabes, como decía Fernando Fernán Gómez en “El Viaje a Ninguna Parte”: “¡Si te olvidas de las cosas/gente es fácil que los demás se olviden de ti!” y si yo dejé de aparecer en la pequeña pantalla la gente se olvidó de que seguía estando allí para trabajar…
A pesar de todo, tengo confianza en que reanudemos nuestras relaciones en breve y a algún director se le ocurra salirse de lo habitual y se acuerde de mí.

 

¿En qué medida tiene que ver que tu familia sea de artistas para que te hayas dedicado a este mundo?…

En todas las medidas… Ten en cuenta que, cuando yo era un bebé, los técnicos de las compañías de teatro dónde trabajaban les hacían a mis padres una cunita de madera para que durmiera en el camerino en las giras… Conocía todas las funciones, las veía entre cajas con “Burguitos” el apuntador y, si se descuidaban, me colaba en el escenario para actuar. Con estos antecedentes, creo que estaba abocada a terminar siendo actriz. Lo que sí me remarcaron los dos es que era y es un mundo muy difícil; hay “siempre” poco trabajo, se pasa “hambre”,…. Y todo tipo de cosas para que me desenamorara de mi profesión pero, como ves, aquí estoy.

 

¿Cómo te preparas un personaje?…

Primero empiezo por la obra, qué queremos contar, en qué estilo nos vamos a mover, que significa para nosotros, si es espejo de la realidad de ahora y en qué medida…. Y después abordo el personaje.
Quién es, qué busca, qué quiere, cuáles son sus cualidades, qué le ha llevado a hacer lo que hace… pero desde parámetros simples, fáciles de traducir al entendimiento y de identificar. Después encuentro los puntos comunes desde lo emocional (lo que me acerca y lo que me aleja del personaje) y para todo esto también me dejo llevar por la intuición. Después hay que ir a ensayar el primer día y compartir tu investigación con el equipo de dirección y compañeros y a partir de ahí empezar a crear.
Me gusta la confianza y entrega que hago a la dirección…. Es una pieza clave ya que son mis ojos desde fuera cuando yo estoy sumergida dentro, por eso es muy importante que todos estemos contando la misma historia, el mismo sueño y desde ahí, volar.

¿Qué importancia ha tenido la formación en tu trayectoria?…

Ha sido y es muy importante en mi vida. Desde el año 86/87 que empecé a estudiar en el Laboratorio de William Layton, no he dejado de seguir investigando y formándome…
Creo que es fundamental como profesional y como persona, ya que nosotros creamos a partir de un material sensible como es el “ser humano” que, como la vida misma, está en constante evolución y descubrimiento y cuantas más armas tenga para conocer a mi personaje, más fácil me resultará llegar a su esencia.
Además, es importante que estés en constante estado de actividad porque nunca sabes cuándo te van a llamar para trabajar y como dice mi maestro “Que cuando la inspiración te llegue, te pille trabajando”.

¿Cómo ves el panorama teatral en nuestro país tras los últimos recortes y subida del I.V.A.?…

La subida del I.V.A…. un despropósito, una locura, no creo que se tenga idea de las repercusiones que todo esto va a causar.
La cultura y la educación deberían ser los parámetros con los que se mide la riqueza de un país… y está claro que alguien no estudió esa lección de pequeño.
No sólo va a perjudicar al trabajo del actor, sino al de toda la arquitectura teatral. Ya no se pueden hacer giras/bolos porque los teatros/ayuntamientos no tienen dinero para pagar, no hay apuestas para la formación e investigación (seguro que los recortes acabarán con las pequeñas ayudas a las salas y escuelas), algunos no podrán resistir el envite y tendrán que clausurar sus salas… no me quiero poner catastrófica pero si querían elegir mal de dónde recortar lo han hecho de lujo.
La educación y la cultura son el futuro de un país… ellos mismos deberían saberlo.
Claro que siempre podemos terminar “vendiendo zanahorias”, verdad?
Somos más ingeniosos y seguro que terminaremos saliendo adelante.

¿Qué proyecto tienes entre manos para los próximos meses?…

Pues ahora mismo no tengo nada entre manos. Acabo de participar en un Taller de Investigación teatral con Andrés Lima y salgo con el corazón lleno y el alma inspirada. Y voy a seguir preparándome, evolucionando, creciendo y sorprendiéndome.
Antes del verano realicé un curso de Teatro musical con Carmen Conesa, Concha Milla, Denise Perikidis y Lola Barroso…. Imagínate, ahora estoy descubriendo mi faceta como cantante y, además, continuaré mi formación audiovisual con Macarena Pombo en Central de Cine, investigación teatral con Jose Carlos Plaza,…etc.
Como verás, no me gusta estar quieta… soy hiperactiva,… bueno además de mi voluntariado con mis niños que son mi otra pasión (estoy diplomada en Magisterio Infantil).

 

¿Cuál ha sido la última obra que has visto?¿Qué te pareció?…

He visto “La Vida es Sueño” dirigido por Helena Pimenta e interpretado por Blanca Portillo, Joaquín Notario, Fernando Sansegundo, Marta Poveda, Pepa Pedroche, David Lorente, Rafa Castejón,…etc., y me dejo emocionada.
Yo ya conocía la función (hice Rosaura con Calixto Bieito), pero más allá de la estupenda interpretación y la belleza del montaje, lo que se trasluce es un equipo de gente, unida y de acuerdo en la concepción de una idea y lanzándose al vacío. Las palabras y la acción de Calderón toman forma y llegan al espectador y le tocan con sencillez y profundidad.
Y también he visto a Ana Belén en el Teatro Español haciendo un recital “A los hombres que amé” y estuvo maravillosa, grande, inmensa. De Ana no puedo más que expresar mi admiración ya que soy fan número uno desde que era pequeña. Sería un sueño para mí trabajar algún día con ella.

¿Alguna sugerencia para seguir creando en tiempos de crisis?…

No dejar de prepararse y no dejar de hacer. Nosotros estamos en perpetuo estado de crisis. El teatro es un “enfermo moribundo” desde que yo soy consciente de esta profesión pero ahí seguimos.
Si como dice Hamlet “El teatro es espejo de la realidad” la verdad es que ahora tenemos un buen suministro para poder ser su espejo, su crítica, su guía….
El hambre agudiza el ingenio, así que habrá que seguir luchando por lo que creemos, lo que soñamos con ilusión e imaginación y sino…. “venderemos zanahorias”.
Le gusta el teatro? Compre una zanahoria!!
http://www.publico.es/culturas/442245/le-gusta-el-teatro-compre-una-zanahoria